El Consejo Directivo de Federación Agraria Argentina (FAA) apuesta a que el Gobierno nacional segmente los derechos de exportación y que además contemple un esquema tributario progresivo. Con esta decisión, los federados claramente se diferencian del resto de los integrantes de la Mesa de Enlace, que rechazan de plano el nuevo esquema de retenciones que presentó el oficialismo.

A diferencia del resto del gremialismo rural, FAA también busca que las autoridades nacionales lleven a cabo gestiones para que implementen políticas que según explicaron en un comunicado "impulsen a los pequeños y medianos productores, que promuevan a la agricultura familiar, las economías regionales y al movimiento cooperativo", medidas que responden al lineamiento histórico de la entidad.

Las diferencias entre la entidad presidida por Carlos Achetoni y Sociedad Rural Argentina (SRA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y, en menor medida, la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) son cada vez más evidentes. Mientras desde Federación Agraria sostuvieron que seguirán tendiendo líneas de diálogo con el Gobierno nacional, el resto de las entidades profundiza su rechazo hacia el actual esquema de derechos de exportación y también a las políticas tributarias de las provincias.

Como una muestra más de esta situación, el ruralismo bonaerense no solo expresó su más enérgico rechazo al paquete aprobado en la Ley Impositiva del gobernador Axel Kicillof, sino que dio un ultimátum a la Casa Rosada. En la última asamblea de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) advirtieron que si para fin de este mes no hay cambios en el actual esquema de derechos de exportación, llevarán a cabo un cese de comercialización de granos y carne.

En el transcurso de esta semana, la Mesa de Enlace -que contó con la asistencia de integrantes de FAA pero no de su presidente- mantuvo una reunión en el Congreso Nacional con representantes de Cambiemos, en donde se quejaron ante lo que definieron como un "cúmulo de impuestos nacionales y provinciales" que impactan en la rentabilidad del negocio. Durante el encuentro, los ruralistas reflotaron su documento de 14 puntos, en donde presentaron sus propuestas para el sector al entonces candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández. El eje medular de ese documento era la preocupación por los derechos de exportación.

Además de estos reclamos en materia de políticas tributarias, desde CRA reclamaron por definiciones para la producción lechera. La mayor inquietud de los confederados es que uno de los cargos que todavía no se han definido en el ministerio de Agricultura nacional es el del titular de esa área. "Seguimos sin política a mediano y largo plazo, sustentable en el tiempo para potenciar a la lechería", manifestaron. Este reclamo se produce en el contexto de un 2019 que para este sector finalizó con caídas en la producción y el cierre de 1.000 tambos.