Los frigoríficos exportadores pidieron al gobierno una segmentación para las exportaciones de esta cadena de valor, en un encuentro que mantuvieron recientemente con autoridades nacionales. El pedido llega en un momento en donde esta industria se encuentra discutiendo valores de envíos ya realizados a China, a causa del parate que han realizado los asiáticos en sus importaciones de carnes, pagando en algunos casos hasta U$$2.000 menos por tonelada.

En diálogo con BAE Negocios, el presidente del Consorcio Exportador ABC, Mario Ravettino, explicó que la propuesta de los industriales apunta a establecer dos escalas de derechos de exportación. Como se recordará, en la Ley de Solidaridad Social, las ventas al exterior de carne bovina tributan un 9% y al igual que el resto de las producciones, existe la posibilidad de un incremento de 3 puntos.

Según detalló el directivo, la sugerencia de los exportadores es que los productos elaborados de esta industria, como el caso cortes enfriados y congelados con hueso tributen un 5%, mientras que en el resto de las operaciones, como el caso de la media res, continúe con el 9% vigente.

Este pedido llega en el escenario de un cambio de reglas en el negocio de la proteína animal. "El año pasado China representó el 75% de las exportaciones y ahora estamos renegociando contenedores enviados a China", detalló Ravettino.

Este dato no es menor y mientras unos 1.000 contenedores con carne bovina están por llegar a ese destino, el mercado asiático se encuentra abastecido y han disminuido en promedio el precio que pagan por tonelada de carne bovina un 35%. Según explicaron desde la industria, no existe la posibilidad de desviar estos cargamentos y la única opción es acordar un nuevo valor. A esta situación se suma un valor de la Cuota Hilton, que se encuentra estancado en un promedio de US$ 10.500 la tonelada.

El consorcio exportador presentó este plan a los ministros de Producción y Agricultura, Matías Kulfas y Luis Basterra, respectivamente. Pero a estas preocupaciones, Ravettino agregó que están evaluando con Afip las complicaciones que pueden generarse con el ingreso de divisas, al cambiar los montos de los contratos acordados con China.

Los empresarios del sector consultados por este medio, en líneas generales están de acuerdo con este tratamiento diferencial en materia impositiva. "Hay que ser muy precavidos en relación a los cortes que se incluirán", reconoció el directivo de un establecimiento exportador, que también estimó que para este año, el mercado chino tenderá a estabilizarse, pero no con los precios que pagaron sobre final del año pasado.

El negocio con el gigante asiático representó un enorme impulso en los últimos cuatro años para los establecimientos dedicados a la exportación. Según estadísticas privadas, y con el impulso que representó la Peste Porcina Africana, que obligó a los chinos a comprar proteína animal a toda velocidad, esta cadena de valor cerró 2019 con ventas al exterior por un volumen de 830.000 toneladas, que generaron un ingreso de divisas de U$S3.000 millones.