El Banco Central ( BCRA) anunció que las empresas del sector fertilizantes podrán acceder al mercado cambiario sin restricciones y de esta manera quedó sin efecto una disposición de la máxima autoridad monetaria, que generó tensión en la cadena agroindustrial y las entidades del campo. 

Como se recordará, a principios de junio el BCRA buscó regular, con la Comunicación A7030, el acceso de las empresas importadoras de insumos a la compra de dólares. Ante esta situación, mientras el gremialimo rural criticó con dureza esta decisión, desde las empresas manifestaron algunas dudas pero reconocieron que las ventas se realizaban con normalidad y al valor del cambio oficial. 

El Central, a través de la Comunicación A7042, estableció que quedó sin efecto para estas empresas el texto de la normativa anterior, en donde los importadores de insumos debían dejar constancia que el monto total de los pagos asociados a sus importaciones no superaba el monto por el cual el importador tendría acceso al mercado de cambio.

Con esta jugada, el oficialismo destrabó un conflicto en ciernes con el campo, en pleno avance de la siembra fina 2020/21 en todo el país, que en caso del trigo anticipa una superficie que oscilaría entre las 6,8 y 7 millones de hectáreas, uno de los mejores registros de los últimos 20 años. 

Con un crecimiento del área sembrada de cereales y una muy buena campaña para el trigo, el consumo de fertilizantes cerró un 2019 con muy buenas cifras. De acuerdo a estadísticas de Fertilizar, entidad que nuclea a las empresas del rubro fertilizante a nivel nacional, el uso de nutrientes cerró con un récord de 4,6 millones de toneladas, de las cuales el 33% se destinaron a trigo. Esta cifra representó un crecimiento del 8% en relación al año anterior.