Las manifestaciones a favor y en contra de la intervención de la cerealera Vicentin, que se llevaron a cabo hoy en todo el país, entregaron imágenes disimiles, en donde además de las consignas sobre la empresa se mezclaron pedidos por la libertad de expresión, el fin del aislamiento obligatorio y la defensa de la propiedad privada.

En el primer grupo, directivos del sindicato de Aceiteros de Rosario, junto a trabajadores de ese sector y representantes de otros gremios afines, marcharon desde la ciudad de Santa Fe hasta el monumento a la Bandera, en la ciudad de Rosario. En ese lugar, el secretario general de la Federación Aceitera, Daniel Yofra, aseguró: "El caso Vicentin ofrece otra vez la oportunidad de definirnos entre los que se movilizan en defensa de los vaciadores y los que nos movilizamos en defensa de los trabajadores". En declaraciones radiales, Sergio Díaz, del sindicato de Aceiteros de Rosario, señaló que la manifestación tuvo como objetivo "salir en defensa de los puestos de trabajo de Vicentin".

En el segundo caso se realizaron "banderazos", en donde los más concurridos se pudieron observar en Córdoba, Mendoza, Mar del Plata y el Obelisco porteño. Además de las consignas contra la intervención de la agroexportadora, los manifestantes se pronunciaron a favor "de la defensa de la democracia" y por una mayor flexibilización de la cuarentena. Por su parte, productores santafesinos denunciaron ante los medios que efectivos policiales impidieron el paso de manifestantes entre las localidades de Avellaneda y Reconquista.