La reciente disposición del Banco Central (BCRA) en materia de acceso al mercado de cambios por parte de las empresas importadoras de insumos generó malestar en las entidades que conforman la Mesa de Enlace y en la dirigencia agropecuaria bonaerense. Ante esta situación, en donde expresaron que la decisión de la máxima autoridad monetaria puede impactar en la producción agropecuaria, el gremialismo rural solicitó mantener encuentros con autoridades nacionales.

A través de un comunicado, los ruralistas advirtieron que la disposición del BCRA "se suma a una serie de medidas que viene dictando el Poder Ejecutivo Nacional, con impacto sobre la producción agropecuaria", en clara referencia al incremento en los derechos de exportación al complejo sojero que el Gobierno nacional implementó a comienzos de marzo y llevó este impuesto al 33%.

En este contexto, solicitaron reuniones con el Ministro de Agricultura Luis Basterra, con el objetivo de "abordar los alcances del impacto en los costos de diferencial de tipos de cambio". Los ruralistas también pidieron un encuentro con el Ministro de Economía y Finanzas, Martín Guzmán, y el Presidente del BCRA, Miguel Pesce, para analizar los alcances de las comunicaciones del BCRA.

Por su parte, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) señaló que la medida del Banco Central puede impactar en los rindes de los cultivos. Como se recordará, la siembra de la campaña 2020/21 de trigo puso primera y se encuentra sobre el 15% de la superficie estimada, que de acuerdo a proyecciones públicas y privadas se ubicaría sobre las 7 millones de hectáreas y una cosecha de 22 millones de toneladas.

Desde la entidad presidida por Matías de Velazco advirtieron que esta situación se traducirá en un menor uso del paquete tecnológico en cultivos de fina, que provocará una disminución en los rindes. Según estimaciones elaboradas por Carbap, si la cosecha de trigo cae en dos millones de toneladas, se dejarán de percibir unos USD 400 millones.