El recientemente creado Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) solicitó al Gobierno nacional y a los gobernadores “que acompañen la sanción de una ley que impulse a la actividad agroindustrial”. Este espacio presentó un proyecto para que alcanzar exportaciones por USD100.000 millones en los próximos diez años y permitiría generar 700.000 puestos de trabajo. Analistas de comercio internacional consultados por este medio destacaron que “es positivo” que este proyecto figure en la agenda pública de la cadena agroindustrial argentina.

En declaraciones periodísticas, el presidente de la Cámara Argentina de la Industria Aceitera  (CIARA) y del Centro de Exportadores de Cereales (CEC), Gustavo Idígoras, señaló que la propuesta del CAA apunta a potenciar inversiones, financiamiento y exportaciones. “El objetivo es tener divisas propias, para generar mayor crecimiento”, estimó el directivo. El plan de este sector empieza a tomar forma en un contexto de marcada primarización en las ventas del complejo agroexportador.

Nelson Illescas, director de la Fundación Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales (INAI), sostuvo que más allá de los alcances y la implementación de este plan –del cual se conocen los objetivos generales “es positivo que se esté hablando de una ley marco para este sector”. El directivo puso como ejemplo el Farm Bill norteamericano, la ley de seguridad agrícola y de inversión rural, que solo para el sector agropecuario cuenta con un fondeo anual de USD20 a 25.000 millones.

La foto de representantes del CAA con la vicepresidenta Cristina Fernández trajo a la memoria el Plan Estratégico Agroalimentario (PEA) 2020, impulsado por el Estado argentino en 2010 y que fijo metas de producción para la producción primaria y el sector exportador. En este punto, Illescas estimó que el PEA 2020 “constituye una lección aprendida” y que el proyecto del CAA apunta a ser claro tanto en relación al horizonte deseable para el sector agroindustrial como en su planificación para lograr sus metas.