Desde 2018, la Universidad Austral elabora, a través de su Centro de Agronegocios y Alimentos (CEAg), el Ag Barometer, un índice que evalúa cada bimestre las percepciones del sector agropecuario argentino y la evolución de la confianza de los actores del mercado. Cada relevamiento, a cargo de la consultora Map of Agriculture, se basa en encuestas realizadas a una muestra de 400 productores, cuya producción es igual o mayor a u$s 200.000 dólares.

Los resultados del estudio de los meses de mayo y junio de 2020 demuestran que la confianza de los productores se encuentra en el piso más bajo desde que se inició el índice en octubre de 2018. Específicamente desde julio de 2019 muestra un descenso continuo y respecto a ese período, el nivel cayó un 60% tocando el mínimo histórico, con un valor de 48 en relación al 52 mostrado en el relevamiento de abril.

Sobre este punto influyen no sólo el contexto de la pandemia sino también las medidas que el Gobierno toma en materia productiva y económica, para lo que el caso de Vicentin no es ajeno al relevamiento. En líneas generales, el 86% de los productores demuestra preocupación por la intervención y expropiación del Estado, mientras que un 60% de los productores temen un impacto negativo en sus propios negocios asociado a que la posibilidad de más intervenciones por parte del Estado terminen afectando a la dinámica y transparencia del mercado.

A través de una nube de palabras, el análisis de la encuesta demostró qué sensaciones genera la situación de la empresa agroexportadora, destacándose: “preocupación”, “incertidumbre” y “desacuerdo” entre las palabras mencionadas con mayor frecuencia.

Respecto al Índice de Condiciones Presentes, relacionadas a la situación financiera actual y a la posibilidad de realizar inversiones, más de la mitad de los encuestados (55%) piensan que están en peores condiciones que el año pasado y sólo un 26% consideran que es un buen momento para invertir.

Sobre estas apreciaciones influyen también las normativas del Banco Central que restringieron el acceso a divisas para la importación de insumos. El 31% de los productores afirman que los precios se han incrementado mientras que un 20% menciona que aún manteniéndose los precios las condiciones comerciales empeoraron. Asimismo un 26% manifestó que las empresas venden en dólares y reducen la financiación en pesos.

El Índice de Expectativas Futuras, que abarca percepciones sobre el futuro del sector agropecuario con perspectivas de 1 a 5 años, es el que mayor pesimismo refleja. Con la caída más grande de valores tanto en relación a la medición anterior inmediata, de 54 a 45 (-17%), como la interanual de 141 a 45 (-68%). Los resultados son los menores de todo el relevamiento y exponen el sentir del sector agropecuario acerca de los tiempos que se aproximan y sus perspectivas acerca de los márgenes que arroje la próxima campaña.

Si te interesó la nota, te sugerimos leer: Según Lozano, el Estado junto a cooperativas posicionarían a Vicentin por encima de Cargill

Fuente: Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

Más notas de

ElAgrario.com  

Proyectos de mujeres rurales de la región centro recibirán 60 millones de pesos

Semana con bajas temperaturas y posibilidad de heladas

Quedan más de 80 dólares tirados por hectárea después de la cosecha de soja

Banco Provincia destina $ 6.000 millones para financiar la siembra fina

Las pérdidas de cosecha de soja fueron de US$ 1.300 millones por problemas de eficiencia en la trilla

Récord de decomiso de granos en el primer trimestre

Australia proyecta una baja en la faena

Hoja verde: yerbateros esperan que se abone entre $45 y $48 en medio de la cosecha

Con el compromiso de Uatre, el INYM realiza mejoras para los trabajadores de la yerba mate

Misiones producirá autos y tractores eléctricos