La medida de fuerza que afecta la operatoria en el puerto de Bahía Blanca tiene un costo para ese sector de 56,5 millones de dólares, de acuerdo a un cálculo elaborado por la Bolsa de Cereales de esa localidad bonaerense. En este sentido, señalaron que si la operatoria hubiera sido normal, habrían ingresado 186.000 toneladas de grano a esa terminal portuaria, tomando como base el ingreso promedio diario de camiones durante el mes de julio.

El cultivo más afectado fue el maíz, con 96.443 toneladas, seguido por el trigo con 39.428 toneladas y la soja con 26.658 toneladas. El listado se completa con cebada (13.831 toneladas), girasol (5.098 toneladas) y subproductos (2.103 toneladas).

Según detallaron desde la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), esta medida de fuerza, impulsada por transportistas autoconvocados, hasta el momento unos  11.000 camiones no ingresaron a puerto, mientras que 40 buques esperan para cargar 1,2 millones de toneladas de maíz, trigo y harina de soja.

A través de un comunicado, la entidad señaló que “la mayor actividad de los puertos de Bahía Blanca y Necochea es consecuencia de la emergencia hídrica del río Paraná, lo que ha aumentado los costos logísticos en un 300% y producido importantes demoras por el desvío de carga desde el Gran Rosario hacia los puertos bonaerenses”. 

Según cálculos privados, por cada buque que debe completar su carga en los puertos del sur de Buenos Aires, el sobrecosto por tonelada se ubica entre los 10 y 12 dólares por tonelada, que representan hasta 120.000 dólares por embarcación. En el caso de la operatoria en el up river rosarino, las pérdidas ocasionadas por la bajante del Paraná se ubican sobre los 400 millones de dólares. Queda ver cuál será el impacto de estas problemáticas en los puertos en la liquidación de divisas del complejo agroexportador, que en julio cerraron con un récord de 3.519 millones de dólares.