La soja tuvo  una jornada bajista en Chicago, en donde tuvo una caída superior a los 8 dólares por tonelada, mientras que los cereales también tuvieron un cierre negativo. En el caso de la oleaginosa, la consultora Granar sostuvo que los fundamentos de la baja fueron el avance de la cosecha estadounidense, las lluvias beneficiosas para zonas productoras de Brasil y el desplome del aceite.

La posición Noviembre 2021 de soja tuvo una baja de 8,18 dólares por tonelada y cerró en 444,3 dólares,  mientras que la posición Enero 2022 recortó 7,90 dólares y  se ubicó en 449,2 dólares la tonelada. Los subproductos acompañaron esta tendencia, como el  caso del aceite, que tuvo una merma de 31,9 dólares y concluyó la jornada en 1.313,4 dólares por tonelada.

El principal factor que originó este desplome fue el rumor de venta por parte de China de 500.000 toneladas de aceite de soja de sus reservas. La harina también retrocedió 5,51 dólares y  finalizó en 370,1 dólares la tonelada.

De acuerdo a la consultora AZ Group, el mercado internacional de soja se encuentra en un momento estacional a la baja, a partir del ingreso de la  cosecha norteamericana. El otro factor que añade presión bajista  es la proyección récord para el cultivo en Brasil, que alcanzaría un volumen de producción de 140,7 millones de toneladas.

Por el lado de los cereales, el maíz descendió  1,87 dólares y se ubicó en  220,1 dólares la tonelada. Los factores que impulsaron este ajuste fueron  la caída del petróleo, el progreso de la cosecha en Estados Unidos y las expectativas por un aumento en las proyecciones para la producción en ese país.

Los operadores aguardan que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) anuncie 384 millones de toneladas, frente a los 381,5 millones del informe de octubre. El trigo retrocedió 2,66 dólares y se posicionó al cierre en 284,3 dólares la tonelada, debido a la toma de ganancias por parte de los fondos de inversión y por la apreciación de dólar frente al euro.