Somos conscientes de que para lograr un planeta más sostenible debemos trabajar todos juntos y de manera mancomunada en diferentes frentes como: disminución de la huella de carbono, producción y consumo responsables, energía asequible y no contaminante, entre otros.

 

El protagonismo y la importancia que están teniendo las energías renovables se debe a que cada vez hay más organizaciones, empresas y movimientos comprometidos con el cuidado del planeta. Las problemáticas ambientales ya no son un problema del futuro, sino que forman parte de la agenda de nuestro presente.

 

De acuerdo con el informe de Energía Renovable publicado por la Agencia Internacional de Energía Renewables 2020 – Analysis - IEA, la cantidad de energía renovable adjudicada en licitaciones fue un 15% superior al año anterior, estableciendo así un nuevo récord. En contrapartida con todas las demás fuentes de energía que retrajeron su actividad en el 2020, la demanda de energía renovable creció un 7% a nivel global, mientras que la capacidad instalada lo hizo en un 4%.

 

La tendencia incremental no se detiene hace ya varios años y el 2020 no fue la excepción. Impulsadas por el impacto ambiental, las energías renovables se vuelven cada día más competitivas en la gran mayoría de los mercados, impulsadas principalmente por China, Estados Unidos y la Unión Europea, pero también gracias a mercados como India y Brasil.

 

Para poder acompañar este impulso ascendente fue necesario plantearnos metas a corto y largo plazo, alineando nuestras prácticas de negocio a prácticas más amigables con el medio ambiente, potenciando el uso de las energías renovables y enfocándonos en la eficiencia energética porque son esenciales para que nuestro planeta sea sostenible.

 

Papas, agricultura y prácticas sostenibles 

 

Como líder global de la industria del procesamiento de la papa, y teniendo en cuenta que una de cada cuatro papas fritas que se venden alrededor del mundo viene de nuestras plantas, reconocemos nuestra responsabilidad para aceptar este desafío de sostenibilidad y contribuir a un cambio transformador.

 

Para nosotros, será necesario que continuemos incorporando energías renovables en nuestra matriz energética, como así también reduzcamos el impacto ambiental y que permitamos a nuestros agricultores evolucionar hacia prácticas agrícolas sostenibles y regenerativas, al tiempo que seguimos mejorando los rendimientos y los medios de vida de los agricultores.

 

Con respecto a nuestras operaciones, nos comprometimos a reducir las emisiones de carbono en un 50% para el 2030 y lograr un 100% de electricidad renovable. En el 2019 lanzamos nuestro programa interno +ENERGIA, que busca aumentar la eficiencia energética, incorporar energía renovable y utilizar biocombustibles. Desde agosto del 2020 estamos cubriendo el 25% de la demanda de electricidad de nuestra planta de Balcarce con energía proveniente de parques eólicos. Hemos intervenido positivamente nuestros procesos en búsqueda de reducción de consumos energéticos y finalizamos los estudios para maximizar la generación de biogás en nuestra laguna anaeróbica.

 

Estamos ayudando a que las plantaciones de nuestros socios productores tengan un futuro asegurado mediante la promoción de prácticas agrícolas sostenibles y regenerativas que protejan los suelos y la biodiversidad. Esto incluye ofrecer contratos a largo plazo, proporcionar transferencia de conocimientos y tecnología, permitir el uso sostenible del agua, mitigar el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de CO2 y promover buenas prácticas agrícolas.

 

Asimismo, optimizamos nuestros circuitos de logística de producto terminado para reducir la huella de carbono en un 5%, reduciendo el uso de combustible y estamos trabajando en los planes para alcanzar una reducción neta del 30% en el 2025 a través, entre otras iniciativas, de la incorporación de biocombustibles.

Complementariamente, múltiples organismos internacionales como IRENA (Post-COVID recovery: An agenda for resilience, development and equality) y las Naciones Unidades (El apogeo de las energías renovables, el lado esperanzador de la crisis de la pandemia de coronavirus) señalan a las energías renovables como un motor para salir de la crisis económica de instalada a raíz de la pandemia.

 

Nuestra comunidad no es ajena al impacto económico y por ello empezamos con proyectos como la Academia Solar donde capacitaremos a los alumnos de “Sembrando Futuro” como instaladores de paneles solares y participaremos en la realización de un Biodigestor comunitario en una localidad rural vecina.

 

En esta década de acción, todos debemos mostrar la misma determinación en el cuidado del medio ambiente y en la transición hacia un sistema energético eficiente y sostenible.

 

Gerente de Compras Energía & Sustentabilidad de McCain Foods LATAM