Entre marzo y junio, las exportaciones de grano de soja registraron un incremento del 50% en relación al mismo período de 2019, mientras que las ventas externas de harinas y pellets derivados de la oleaginosa en ese mismo período tuvieron una caída del 10%, de acuerdo a estimaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

El otro rubro afectado fue el biodiésel, que según señalaron desde la entidad, tuvo un marcado descenso en su producción, ante la caída de demanda de combustibles y con el agravante de tener el precio congelado desde diciembre. De esta manera, en el período analizado se observó un proceso de consolidación en la primarización de los envíos.

El polo de crushing sojero emplazado en el puerto de Rosario sufrió el embate del coronavirus, sobre todo en las primeras semanas del aislamiento obligatorio impuesto por el Gobierno. A estos factores de coyuntura propios de la crisis sanitaria, se sumaron la tendencia en las cotizaciones de los precios, que según la BCR fueron favorables para los granos y negativas para los subproductos, la caída en la demanda del sector energético y la bajante del Río Paraná, que afectó el nivel de cargas e incrementó los costos operativos. Solo en el primer cuatrimestre del año, las pérdidas para este sector por los niveles bajos del Paraná fueron estimadas por la bolsa rosarina en USD244 millones

Con una cosecha de soja 2019/20 que de acuerdo a estimaciones públicas y privadas, se ubica en torno a las 49,5 millones de toneladas, las comparaciones interanuales de las ventas externas del complejo sojero permiten visualizar una mayor primarización de esta cadena de valor, estratégica en el ingreso de divisas.

De este modo, las ventas de poroto de soja durante marzo-junio 2020 totalizaron 4,09 millones, mientras que en los mismos meses de 2019 fueron de 2,76 millones de toneladas. Por su parte, las exportaciones de harina de soja fueron de 9,66 millones de toneladas versus 10,7 millones de toneladas entre marzo y junio del año pasado. Desde la BCR explicaron que el diferencial de precio para la industria fue negativo y en los últimos días esta brecha fue de hasta USD10 por tonelada.

El otro subproducto de la soja que sintió con fuerza este cimbronazo es el biodiésel, que previo a la pandemia de coronavirus se encontraba afectado por la falta de actualización del precio pagado por la industria petrolera.

Con una capacidad ociosa en ascenso y plantas con elevados stocks acumulados, en abril registraron la menor producción mensual de los últimos 11 años. De acuerdo a la bolsa rosarina, durante ese mes la producción fue de 44.793 toneladas, que con esta cifra se anota una caída interanual del 85% y una merma del 70% en las ventas para el mercado interno. En la actualidad, el porcentaje de corte de biodiésel para gasoil es del 10%.

Más notas de

Andres Lobato

El trigo puede reducir el impacto en la caída de dólares del campo

En diciembre, el trigo puede generar dólares para cerrar un año más tranquilo

El Gobierno proyectó cosecha récord de maíz y sorgo

El maíz, camino a cerrar una muy buena cosecha

Carne: junio cerró con una caída en las exportaciones

El primer semestre todavía muestra números positivos

Soja: advierten que habrá una caída en las ventas

Quedan 21,7 millones  de toneladas de soja sin vender

Granos: cuáles serán los cultivos con mayores aumentos de área sembrada

Anticipan aumento en el área de siembra

Feedlots: sube el nivel de ingresos, pero no tendrá impacto en el precio de la carne

En junio, el encierre fue de 63,5%

Mejora en la cosecha de trigo elevó las ventas a 3.200 millones de dólares

Buenos Aires encabeza el listado de provincias trigueras

Luego de dispararse por el paro, el precio de la carne recuperó el equilibrio en julio

Los carniceros apuntan a incrementar las ventas de asado

Carne: el cierre de exportaciones pegó de lleno en la faena de vacas

En junio, la faena cayó un 12%

Carne: el Gobierno analiza eliminar restricciones para exportar vaca

Los frigoríficos buscan dinamizar las ventas externas