Las restricciones vigentes a la exportación de carne finalizarán a fin de año, según adelantó el ministro de Agricultura, Julián Domínguez. Según afirmó, su cartera definirá un "nuevo esquema" para la comercialización al exterior, pero no dio precisiones.

El "cepo" a la carne, que en un primer momento frenó toda la exportación, surgió como una medida para bajar los precios de venta de los cortes en el mercado interno. Con el correr de los meses se volvió a permitir una parte de la exportación, puntualmente a China. Sin embargo, continúan las restricciones, para controlar el costo para el bolsillo de los consumidores.

Domínguez hizo el adelanto durante el brindis de fin de año de las cadenas de cultivos, realizado en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, del que participaron, entre otros, Acsoja, Asagir, Argentrigo y Maizar. Sin embargo, evitó dar detalles sobre cómo continuará la situación.

El funcionario consideró días atrás que el productor "no es formador de precios, es formador de trabajo", y advirtió que "hasta que no se entienda eso, los productores ganaderos terminan siendo la parte más débil de toda la cadena".

Precio de la carne

Tal como adelantó BAE Negocios, el Gobierno nacional analiza las medidas que aplicará para frenar el impacto de la suba en los precios de la carne vacuna. La idea será desenganchar los precios del mercado interno de los externos, pero no se precisó cual sería el mecanismo.

Otras alternativas son la modificación en los derechos de exportación y la ampliación del programa de Precios Populares, aunque desde Comercio Interior no descartan la posibilidad de crear un sistema de fideicomiso, similar al implementado por el sector aceitero. De confirmarse una modificación en las retenciones a la carne, el gremialismo rural lanzará una medida de fuerza.

El presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra), Daniel Urcía, aseguró este martes que "hasta marzo o abril del próximo año" no habrá nuevos aumentos en el mostrador ya que los incrementos en los valores de la carne se deben a una "recomposición de precios.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, afirmó que el accionar del Gobierno está dirigido a sostener "un esquema de negociación que nos permita planificar el año 2022 con una buena oferta de carne" y "con un buen plan ganadero" en manos de Domínguez.

El ministro señaló que el objetivo cuando existe un problema de oferta es aumentar la producción pero siempre teniendo en cuenta "un adecuado equilibrio entre el mercado de exportaciones y el mercado interno abastecido".

"Necesitamos garantizar nuevamente que el mercado interno esté debidamente abastecido y en todo caso el escenario de exportaciones no termine afectando lo que es el mercado interno", explicó el funcionario en diálogo con la agencia Noticias Argentinas (NA).

Precios congelados de la carne por el fin de semana

Kulfas aclaró que el congelamiento de precios de la carne que acordó con la Asociación de Supermercados Unidos no fue sólo por el fin de semana que pasó, sino que se trató de una solicitud para que esas empresas esperasen a que bajara el precio mayorista antes de trasladar los aumentos a los valores exhibidos en las góndolas.

"No es que hubo un acuerdo por un fin de semana. En un escenario donde hubo mucho recalentamiento del mercado mayorista la semana pasada, se solicitó al canal minorista que no haga traslados del precio mayorista a la espera de esta semana poder generar una negociación un poco más amplia", aclaró a NA.

"De hecho hoy (por el martes) hubo una baja leve en el mercado mayorista. Lo que queríamos justamente evitar era que se convaliden esos precios y que el mercado minorista tomara esos precios definitivos, como un nuevo piso. No es que fue un acuerdo de un fin de semana, sino una solicitud para trabajar en una negociación un poco más amplia", insistió.

En el Mercado de Liniers, este martes los valores de la hacienda bajaron por segunda jornada consecutiva, entre $2 y $10 en las distintas categorías, respecto del viernes. Los animales livianos (entre 300 y 400 kilos) destinados al consumo interno, se negociaron a $250 por kilo vivo. Así, el promedio de subas durante noviembre, que a mediados de la semana pasada llegó al 25%, ahora se redujo al 15%.