El director del Banco Nación, Claudio Lozano, apunta a que la intervención del Estado en Vicentin le otorgue al Gobierno control sobre el ingresos de divisas del agro

"Por primera vez, después de la desaparición de la Junta Nacional de Granos y de la privatización de los puertos, aparecería una herramienta para intervenir en un comercio exterior de granos absolutamente opaco, donde las maniobras de subfacturación de exportaciones, de fuga de divisas y de contrabando de granos están a la orden del día”, señaló el economista durante un debate virtual organizado por el Foro Nacional por un Programa Agrario, Soberano y Popular.

El director del BNA aseguró que si el Estado "pusiera un pie" en Vicentin y se sumaran cooperativas agropecuarias al control de la empresa, el volumen de comercio de granos de la empresa santafesina  "superaría a lo que hoy vende Cargill", que encabeza el ranking de exportadores de granos de Argentina.

“Estaríamos dándole vida al primer jugador dentro del comercio exterior de nuestro país con capacidad de fiscalizar el ingreso de divisas", afirmó el director del Nación durante el encuentro vía web, denominado “ Vicentin un camino a la soberanía alimentaria”.

Lozano también se refirió a la situación en la que se encuentra actualmente el proceso de intervención de la empresa: “Hay una situación muy loca; acá hay un juez comercial que ha dado de baja un decreto de necesidad y urgencia del Presidente de la Nación, un decreto que tiene fuerza de ley y que planteaba la intervención y la expropiación”.

Además indicó que la propuesta planteada por el Gobierno de Santa Fe, dirigido por Omar Perotti, que logró imponerse en el Ejecutivo tras las duras críticas que desató la idea de la expropiación, es mucho más compleja, "no sólo porque es un camino mucho más largo sino porque, además, se desarrolla en Reconquista, donde el juez no tiene ningún viso de imparcialidad".

La semana pasada, la jueza María Alejandra Biotti rechazó una presentación del Gobierno que intentaba sacar la causa por la intervención de Vicentin de la justicia santafesina para llevarla al fuero federal. 


En línea con las acusaciones del Ejecutivo, que apunta a una supuesta "parcialidad" por parte del juez a cargo del concurso de acreedores, Fabián Lorenzini, Lozano destacó que el magistrado "trabajó durante 18 años en el Banco Nación e intervino en dictámenes sobre los créditos de Vicentin", que es el principal cliente de la entidad pública en Reconquista.

Ayer el juez Lorenzini convocó al Gobierno de Santa Fe y a Vicentin a una reunión de conciliación para “la búsqueda conjunta de una solución” a la controversia sobre la administración de la compañía.

El magistrado citó a las partes para el miércoles 15 de julio a las 17.30.


Lorenzini aclaró que la reunión se realizará “sin perjuicio" de la continuidad del trámite que se lleva adelante ante el planteo de la Inspección General de Persona Jurídica (IGPJ) para tomar la conducción de la administración de Vicentin, que la semana pasada elevó a la Cámara de Apelaciones de Reconquista.

Apoyo y manifestaciones

 

Durante el debate virtual, que se realizó el martes por la noche, el referente de la Unión de Trabajadores de la Tierra-UTT, Federico Di Pasquale, afirmó que la intervención de Vicentin “es una medida importantísima porque viene a amplificar luchas que venimos dando incansablemente desde nuestro sector”.

“Para garantizar la soberanía alimentaria en la Argentina, además de contar con Vicentin como herramienta de política pública, es necesario empezar a pensar la matriz estructural del sistema agrario argentino como parte de esta discusión", indicó.

En tanto, el secretario general de Aceiteros, Daniel Yofra, adelantó que realizarán una manifestación mañana 9 de julio en las ciudades de Rosario, Avellaneda y Reconquista. "Será para demostrar que estamos vivos y que de este lado también hay gente que sufre, que implora por una continuidad laboral y que estamos de acuerdo con la intervención para garantizar la fuente de trabajo y los salarios”, señaló.