La Ley Ovina Nacional, 25.422,  nació con el objetivo de lograr la modernización de los sistemas productivos, permitir la sostenibilidad a través del tiempo, mantener las fuentes de trabajo y la radicación rural. Por otra parte, el espíritu de la misma es incrementar el stock de cabezas y aumentar la facturación global del sector.

Fue sancionada el 4 de Abril de 2001 y prorrogada por diez años el 5 de abril de 2011. Este lunes venció el artículo que determina los fondos del presupuesto. El Agrario dialogó con Marcos Williams integrante de la Mesa Ovina Nacional (MON) e integrante de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), acerca de lo que implica este vencimiento y las propuestas que desde el sector se vienen analizando.

¿Qué  implica la no actualización de la Ley  para el sector? “No genera mayores cambios en lo establecido para este 2021. La ley va funcionar todo este año  con los fondos que tiene (un fondo anual de 80 millones de pesos, el mismo desde 2011), aunque de no aprobarse una nueva Ley, el 2022 sí podría cambiar el contexto productivo de ésta economía”, indicó Williams a este medio.

En este sentido puntualizó sobre las consecuencias: “Nos quedaríamos sin presupuesto y la ley prácticamente no podría operar por tener un presupuesto mínimo, sería la consecuencia más grande y sería un retroceso importante”. 

 

El trabajo de la mesa Ovina Nacional

El integrante del MON detalló sobre el trabajo que vienen realizando desde hace dos años junto al sector: "Se elaboró una propuesta de actualización y de renovación de la Ley Ovina que tuvo una primer revisión en  la Comisión de Agricultura de Diputados y luego se trasladó al Ministerio de Agricultura  de Nación". Asimismo, señaló el trabajo realizado junto al equipo del subsecretario José María Romero, de Ganadería y Producción Animal, "en la elaboración de una versión consensuada, con puntos comunes para poder presentar en las aperturas de  sesiones el primero de marzo".

El coordinador del proyecto describió "una versión trabajada y puesta a consideración" sobre la versión finalmente lograda y expresó: "Esta versión en conjunto con el sector de la producción, la cadena ovina y los diferentes bloques se pueda llevar a un dictamen de comisión favorable  y que pueda entrar al recinto para lograr la media sanción".

Esta Ley comprende la explotación de la hacienda ovina que tenga el objetivo final de lograr una producción comerciable ya sea de animales en pie, lana, carne, cuero, leche, grasa, semen, embriones u otro producto derivado, y que se realice en cualquier parte del territorio nacional, en tierras y en condiciones agroecológicas adecuadas.

Al respecto Williams explicó lo que significó la Ley Ovina: “una excelente inversión para todo el conjunto, para el que puso los fondos, para el sector que pudo producir,  para el sector del trabajo que pudo generar trabajo”.  “La actividad ovina es una actividad que va desde Jujuy a Tierra del Fuego, donde hay ovejas hay alguien que se encuentra cuidando y trabajando, esquilando”, agregó.

Las expectativas del sector

Entre las inquietudes del sector, se palpita que se mantengan los fondos de promoción. “Queremos que la ley pueda tener el presupuesto necesario para cumplir sus objetivos. Se trabajó en la actualización de fondos acordes para el próximo año  y para los futuros que va tener la ley por delante”, explicó Williams,

Además, la propuesta busca una serie de pautas técnicas que tienen que ver con las nuevas normativas, asegurar el financiamiento de los programas Prolana y Procarne que hoy están vigentes, pero no por ley, el cuidado del medioambiente, el bienestar del  animal, un esquema para pequeños productores, criterios de distribución, “todas cuestiones que hacen tener una ley ovina más ágil y más moderna”, indicó el referente del MON.

Con más de 100 mil productores entre grandes, medianos y producciones familiares. El sector entiende que hay consenso y esperan que, en el transcurso del mes, el proyecto se trate en comisiones para luego obtener media sanción.

“Calculamos que va salir rápidamente, hay una expectativa en que las próximas dos semanas, tendríamos que estar teniendo una nueva ley ovina”, concluyó Marcos Williams.

Más notas de

ElAgrario.com  

Vallejos: "El conflicto distributivo está marcado por esta superposición entre la canasta de consumo popular y la canasta de exportaciones"

Uatre, Camioneros y el Comité impulsan la campaña por el trabajo decente en el ámbito rural

Máquinaría agrícola y autopartes marcan el crecimiento de la industria y el empleo

Vinos de Entre Ríos ahora con Denominación de Origen

En el pan, los impuestos pesan más que la harina

Crece el interés de los productores correntinos para sumarse al “Plan Limón”

El Gobierno decretó el final para la media res

Laudo de Nación para la yerba mate: $29,70 el kilogramo de hoja verde

Proyectos de mujeres rurales de la región centro recibirán 60 millones de pesos

Semana con bajas temperaturas y posibilidad de heladas