La cadena de las carnes vacuna, aviar y porcina se reunirá hoy para definir una postura frente a la propuesta del Gobierno de incluir -en una primera etapa- cortes bovinos en el marco de la Tarjeta Alimentaria. El sector busca unificar criterios, de cara al encuentro que se llevará a cabo mañana con la titular del Consejo Federal de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz.

La funcionaria presentó una propuesta en la que se accede a un precio diferencial a todos los cortes de carne bovina, a través de una red de 200 carnicerías distribuidas entre Gran Buenos Aires y los cordones urbanos de Rosario, Santa Fe y Mar del Plata. Según explicó la funcionaria a BAE Negocios, a través de la Tarjeta Alimentaria, los beneficiarios acceden de manera automática a un descuento de $100 por kilo. El volumen que ingresaría en este plan es de 1.200 toneladas mensuales, por lo que tendría un costo total de $120 millones.

Según fuentes de la industria frigorífica, la idea de este espacio es presentar una alternativa a la propuesta oficial, en base a dos ejes. Por un lado, brindar un mayor alcance geográfico al plan y modificar su implementación, sin dejar de lado la Tarjeta Alimentaria.

A los representantes del sector cárnico no les cierra la idea de instrumentar el programa en sólo 200 carnicerías y apuntan a que se extienda por toda la geografía nacional. El segundo aspecto es quién absorbe los costos, porque la cadena de comercialización de la carne se hace cargo de ese descuento, que en total representaría unos $120 millones mensuales. "Nuestra idea es que el Estado reintegre a fin de mes el monto del descuento a los beneficiarios de la Tarjeta", adelantó un representante de la industria frigorífica.