El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció que buscará impulsar la producción de trigo en cuatro estados de ese país, con el objetivo de empezar a reemplazar las importaciones con cereal propio. Las declaraciones del mandatario llegan pocos días después de conocerse la habilitación de un nuevo cupo de trigo extra Mercosur, de 450.000 toneladas. Más allá de esta situación particular, en la industria triguera coinciden en que Argentina continuará en su rol de socio estratégico del vecino país en este rubro. El dato a tener en cuenta es que la producción de ese cultivo en el vecino país no supera las 6 millones de toneladas. 

Como se recordará, en noviembre del año pasado y en medio de una guerra fría entre el presidente Bolsonaro y el entonces candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, Brasil habilitó un cupo de 750.000 toneladas de trigo por fuera del Mercosur y con arancel cero. En ese momento, la industria argentina vinculada al cultivo entendió que esta situación no tendría un impacto significativo en las exportaciones de trigo. 

Según estimaciones privadas, la producción brasileña de trigo se ubica sobre las 6 millones de toneladas. Si bien ese país realiza esfuerzos para incrementar el área sembrada del cereal, este cultivo requiere -entre otros puntos- de condiciones climáticas que no se presentan en el norte de Brasil. 

De acuerdo a un trabajo elaborado por el Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales (INAI), en los últimos tres años Brasil promedió importaciones de trigo por 6,5 millones de toneladas, que posiciona a este país como uno de los principales importadores mundiales de trigo. El informe explicó que las ventas de nuestro país a este destino se ubicaron históricamente entre 4 y 6,5 millones de toneladas.

Nelson Illescas, director de la Fundación INAI, estimó que si bien está situación puede llegar a generar algún impacto en el precio, estimó que Brasil “no está en condiciones de ser autosuficiente en materia de producción triguera”.

Más allá de las declaraciones del presidente Bolsonaro, Brasil sabe que Argentina asegura  materia prima acorde a sus necesidades y una logística aceitada. Por su parte, el presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), Diego Cifarelli, señaló a este medio que “más allá de estas situaciones, Argentina siempre será el proveedor y socio estratégico de trigo de Brasil”. 

Ante una consulta de BAE Negocios, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Jorge Neme, manifestó que las declaraciones del presidente brasileño responden a una concepción de desarrollo individual de los países y en ese sentido expresó que “Argentina cree en el desarrollo conjunto de los miembros del bloque”. También agregó: “Tenemos que proyectarnos como una unidad frente a la competencia y a los mercados mundiales”.