Tras la habilitación parcial de las exportaciones de maíz, la Mesa de Enlace de entidades agropecuarias se reunirá hoy para analizar si continúa con el paro de comercialización o lo levanta. No obstante, algunos integrantes adelantaron que no están satisfechos con la nueva medida del Gobierno.

Por el momento, no hay modificaciones: "El paro está en funcionamiento en estos momentos, hasta el miércoles 13 a las 24:00. No ha habido ningún cambio. Nos vamos a reunir con la Mesa de Enlace en el transcurso de la mañana para ver si alguna de la entidades tiene alguna idea o hay algún cambio", dijo Jorcge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) en declaraciones radiales.

El titular de la CRA se reunirá con sus pares de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, y de la Federación Agraria, Carlos Achetonni, en el transcurso de la mañana para debatir los pasos a seguir.

Coninagro, la cuarta entidad que suele participar de esta mesa, no se había plegado a la medida de fuerza contra la suspensión de las exportaciones dado que, dijo su presidente Carlos Iannizzotto, "no es momento de parar, pero sí de reclamar".

Gusto a poco

Chemes aclaró que la medida que tomó el Gobierno este mismo lunes no responde completamente el reclamo del sector, dado que sigue habiendo controles sobre las exportaciones del maíz.

"Sigue el intervencionismo del Estado, que es lo que nos preocupa a nosotros", dijo Chemes y se quejó porque el sector se enteró por los medios primero el cierre de las exportaciones y luego la reapertura parcial, "sin diálogo".

El ruralista dijo que las actitudes del Gobierno "demuestra claramente el menosprecio que el Gobierno tiene sobre el campo" y que le interesa mucho más "confrontar con el campo" que sentarse a dialogar políticas de crecimiento.

La Mesa de Enlace perdió protagonismo

 

Las "intensas negociaciones" que llevaron al Gobierno a levantar de forma parcial la suspesión de la habilitación a las exportaciones de maíz tuvieron como protagonistas al ministro de Agricultura, Luis Basterra, y a los representantes del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA).

Así, la entidad se consolidó como interlocutora del campo ante el Estado. Mientras, la  Mesa de Enlace volvió a exhibir sus divisiones internas, porque si bien convocaron a un nuevo lock out, el sector cooperativo se bajó de esta medida. En marzo de 2020, los ruralistas organizaron una medida de fuerza, ante los nuevos porcentajes en los derechos de exportación del complejo sojero. En esa ocasión, Federación Agraria Argentina (FAA) no participó, al estar de acuerdo con el anuncio de compensación a pequeños y medianos productores sojeros. En esta oportunidad, las objeciones llegaron por el lado de Coninagro y más allá del resultado de la medida de fuerza, el gremialismo rural no logra consolidar un frente homogéneo.