La importación y exportación en el Puerto de Buenos Aires se vio interrumpida en los últimos 10 días debido a un bloqueo de las terminales APMT (Terminal 4) y Terminales Río de la Plata (TRP), mientras que BACTSSA funcionó con normalidad.

Según informó el medio Portal Portuario, un grupo reducido de personas y vehículos con sus patentes tapadas comenzaron a bloquear a las 14 hs del miércoles 7 de los ingresos y egresos de AMPT y TRP, impidiendo la circulación del personal y la normal operatoria de la terminal.

Esta situación fue denunciada ande la Justicia Federal por las autoridades de las terminales y de la Administración General de Puertos (AGP), no obstante, el bloqueo no se levantó por el accionar de la justicia sino por el de la Policía Federal, con fundamento en la situación de emergencia sanitaria a causa de la pandemia de coronavirus, a fin de evitar los contagios por la aglomeración de personas.

Cabe mencionar que fuentes periodísticas indican que, en base a la investigación en curso, se presume connivencia de BACTSSA con los bloqueos de las otras terminales.

El conflicto, que no parece ser un reclamo sindical pues ningún gremio se arrogó la medida de fuerza, aparentemente estaría dirigido por una línea interna disidente del sindicato de Guincheros, pues el nombre que resuena es el de Daniel Amarante, delegado del mismo en BACTSSA y Secretario Adjunto que, en pugna con su Secretario General, Roberto Coria, se encuentra actualmente suspendido por inconducta gremial.

De cualquier manera, el daño ocasionado en la importación y exportación se hizo sentir y diversas entidades se manifestaron al respecto y reclamaron la intervención de la justicia, la cual aún no se expidió.

Desde la Asociación Argentina de Agentes de Carga Internacional (AAACI) manifestaron, frente a los hechos, que los camiones con carga del interior, al no poder ingresar la puerto, no pudieron cumplir con los contratos firmados con el exterior. De similar manera para la importación, al no poder retira la carga, genera "problemas de abastecimiento por falta de materia prima, autopartes, material de consumo, etc.".

Desde el sector autopartista, señalaron que "el bloqueo ha generado enormes perdidas económicas, ha puesto en riesgo miles de fuentes de trabajo y ha condicionado relaciones comerciales debido al incumplimiento de contratos y obligaciones de entregas contraídas que no han podido cumplirse".

Por su parte, Edoardo Fracanzani, director ejecutivo de la Cámara Argentina del Maní, explicó que al impedirse la exportación en la terminales bloqueadas se "acumularon los contenedores de maní con los consiguientes extracostos. Ahora muchas empresas directamente no envían mercadería a puerto para evitar los costos adicionales pero los contenedores se acumulan en las plantas".

En igual sentido se expresaron: la Cámara de Importadores (CIRA), el Centro Despachantes de Aduana (CDA) y el Consejo de Cargadores (representando a la Cámara Argentina de Comercio y la Unión Industrial Argentina), la Cámara de Industriales Metalúrgicos, CEPA (Centro de Empresas Procesadoras Avícolas), las industrias automotrices y las exportadoras de carne.

Seguí leyendo: Importaciones de la UE se compondrán durante el 2021

Más notas de

ElAgrario.com  

Creció el consumo de carnes alternativas

Paraguay comenzará a exportar carne a Turquía

Brasil importa fertilizantes ante el crecimiento de su producción agrícola

Basterra y Capitanich buscan fortalecer la producción del algodón

¿Por qué Santa Fe deberá pagar 20 millones de pesos a productor agropecuario?

Agricultura crea la Dirección Nacional de Acuicultura

Se lanzó el Mapa Dinámico del Trabajo Rural en la provincia de Buenos Ares

SemillAR, no es un superhéroe, pero va al rescate de las semillas nativas

Brasil facilita el ingreso de uvas argentinas

Importante pena ambiental a empresas de Agroquímicos