En el Mercado de Liniers, los precios de las categorías de consumo registraron incrementos de hasta un 4%, por la menor entrada que se registró durante la semana pasada a causa de un conflicto gremial entre los trabajadores y el directorio del mercado. Operadores consultados por este medio destacaron que esta situación no tendrá un impacto en el precio de venta en las carnicerías, pero advirtieron que existe incertidumbre ante la posibilidad de que se repita esta situación ante la falta de acuerdo entre las partes.

En el inicio de las subastas públicas en Liniers, un conflicto entre el sindicato de trabajadores de ese espacio y las autoridades, desembocó en un cierre de los ingresos de bovinos, que si bien se levantó tras horas de negociaciones, impactó en el ingreso final de animales al predio concentrador del barrio de Mataderos. Según reconstruyó BAE Negocios, el desacuerdo se origina ante la situación de los empleados del mercado ante el traslado a Cañuelas, que se haría efectivo hacia finales de 2020.

La semana finalizó con un ingreso de 19.700 cabezas -cifra baja en relación a las entradas habituales-, situación que impactó en el valor de las categorías de consumo. En el caso de novillitos de hasta 350 kilos, se alcanzaron valores récord de $119, mientras que en vaquillonas de kilaje similar, los precios llegaron a $116.

Operadores del mercado de Liniers estimaron que por el momento, esta suba en el valor de la hacienda en pie no impactará en las pizarras de las carnicerías. Por un lado, y de acuerdo a estadísticas públicas y privadas, el consumo de carne bovina se encuentra por debajo de los 50 kilos por habitante. El otro factor es que los consumidores no pueden convalidar más incrementos.