El clima y la incertidumbre por los costos de producción podrían afectar el área de siembra de trigo en la zona núcleo, de acuerdo a la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). Según la entidad bursátil, restan por sembrar unas 900.000 hectáreas del cereal en esta región y estiman que el recorte oscilaría entre el 5% y el 10% de la superficie proyectada para esa zona. La incertidumbre también se extiende a la campaña gruesa y la bolsa rosarina adelantó que el área maicera podría caer entre el 5% y el 30%.

Con casi un 20% del área sembrada del cereal a nivel nacional y una proyección de siembra que según estadísticas públicas y privadas se ubican entre las 6,8 y 7 millones de hectáreas, la BCR señaló que el recorte en el área sembrada –de acuerdo al comportamiento de las lluvias- puede ubicarse entre las 50.000 y 200.000 hectáreas, sobre todo en este de Córdoba y centro sur de Santa Fe.

Las necesidades de agua varían de acuerdo a la zona, y mientras el norte bonaerense necesita unos pocos milímetros para retomar la siembra, en Santa Fe se necesitan entre 20 y 40 milímetros y en Córdoba entre 40 y 80 milímetros para alcanzar que la recarga de perfiles sea óptima. Desde la BCR advirtieron que esta situación para una parte del oeste del área núcleo podría representar “el final a la siembra 2020/21”.

La bolsa rosarnina también advirtió sobre problemas en la comercialización de insumos para la campaña triguera. En este punto, advirtieron que en torno a la medida adoptada por el Banco Central existe incertidumbre y si bien se están entregando insumos, no se fijan precios y el tipo de cambio para estas operaciones.

Esta versión se contrapone con lo expresado con la industria del fertilizante, que si bien reconoció que existen algunas dudas y están a la espera de definiciones, señalaron que la comercialización es normal y al tipo de cambio oficial.

Para la campaña 2020/21, además del área récord de siembra se espera un aumento en el uso de fertilizantes. De acuerdo a la Asociación Civil Fertilizar, en 2019 el consumo en este rubro alcanzó las 4,6 millones de toneladas, de las cuales 1,53 millones correspondieron a trigo.