Los tamberos bonaerenses están preocupados por el impacto de Ingresos Brutos (IIBB) en su actividad, en el marco de la Ley Impositiva 2020, según expresaron desde la Comisión de Lechería de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap). De acuerdo al artículo 30 de esta normativa, los tambos que facturen hasta $117 millones estarán exentos de este impuesto y a partir de ese monto tributarán un 0,75%.

En diálogo con BAE Negocios, la coordinadora de Lechería de Carbap Andrea Passerini explicó que el monto para la exención de IIBB para la producción de leche cruda se mantuvo en un tope de facturación de $78 millones durante 2017 y 2018 y que con esta modificación, cada vez más tambos estarán más cerca de exceder este tope.

"Hay que tener en cuenta que el perfil productivo de Buenos Aires es el mayor entre las cuatro principales provincias lecheras", sostuvo la directiva, que también es productora en la zona de Carlos Casares. Para reforzar este concepto, detalló que la producción promedio de un tambo de Buenos Aires por día es (con datos de 2016) de 3.773 litros, mientras que a nivel nacional es de 2.494 litros.

Como se recordará, en el texto de esta ley también se incluyó una exención del Impuesto Inmobiliario Rural para establecimientos lácteos, que es del 100% para explotaciones menores a 100 hectáreas y del 50% para unidades de menos de 150 hectáreas. De acuerdo a estadísticas de la entidad ruralista, de un total aproximado de 2.500 establecimientos de este rubro, hay cerca de 500 que por superficie estarían alcanzados por este beneficio.

A nivel mercado interno, Passerini sostuvo que el precio de la materia prima que reciben los productores no registró grandes variaciones sobre el cierre de 2019. "Entre octubre y noviembre subió un 2%, cuando la inflación fue el doble", remarcó. En este contexto, la producción es un ítem que no exhibe un crecimiento significativo y según las estadísticas que maneja esta cadena, la producción del año pasado de leche cruda cerró sobre los 10.300 millones de litros. "Estaríamos así en la misma producción de 1999, año en que los tamberos argentinos produjeron 10.329 millones de litros", según detalla un informe de la Comisión de Lechería de Carbap.

A esta situación, se suma otra preocupación como es la caída del rodeo lechero nacional, que se acentuó en los últimos cuatro años por el cierre de tambos por baja rentabilidad y la venta de vacas ante la falta de acceso al crédito y la mejora en el precio de la vaca para carne, traccionado sobre todo por la intensa demanda china. Con respecto a las exportaciones de leche en polvo, Passerini afirmó que se "encuentran muy estancadas", con un precio de la tonelada exportada que en septiembre del año pasado era de U$S3.494, según datos del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla).

Según la misma fuente, entre septiembre de 2013 y hasta enero de 2015, el precio internacional de la leche en polvo registró niveles históricos récord, que en 2014 llegó a superar los U$S5.000 por tonelada.