De acuerdo a un relevamiento de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), la actividad bovina, avícola, frutas y maní cerraron junio con señales alentadoras, mientras que preocupa los números del sector lácteoporcino.  

En el semáforo de actividades regionales elaborado por los cooperativistas, uno de los productos en alza fue el maní, que si bien durante su cosecha “bajó el rinde, igualmente fue un 15% o 16% más que los valores históricos del maní en los últimos diez años”, según destacaron desde la entidad. Marco Giraudo, consejero de Coninagro y productor de maní, señaló que “este año superamos los parámetros normales de calidad, y es fundamental mantener esos niveles y los de manufacturación”.

Por el lado de la proteína animal, la carne bovina cerró un primer semestre favorable y desde la entidad remarcaron que la cría continua en un momento favorable, con feedlots que acomodan stocks y una Cuota Hilton que empieza a mostrar señales de reactivación. En frutas, peras y manzanas exhibieron durante ese mes una mejora en sus precios, en un contexto de mejoras en las exportaciones, de acuerdo a los cooperativistas.

En el semáforo rojo, una de las principales preocupaciones de junio fue la lechería, producción que se ve afectada por precios bajos y exportaciones estancadas. Daniel Kindebaluc, secretario de Coninagro y referente lechero de la entidad, señaló que una salida para este sector sería colocar los excedentes de la próxima primavera en el mercado externo, en el marco de un consumo interno en baja. “Con el tipo de cambio que tenemos más las retenciones del 9% en el caso de leche en polvo, es un escenario complicado para exportar”, señaló el directivo.

Otras de las actividades con un mes de junio complicado fue la porcina, que de acuerdo a la entidad enfrentó el tercer mes de indicadores negativos en todos los aspectos y una caída en el consumo.