El Ministerio de Salud de Santa Cruz y el Consejo Agrario Provincial (CAP) desarrollaron el protocolo de prevención que implementarán para la llegada de los más de 450 esquiladores que permanecerán en la provincia para realizar la zafra lanera a partir de fines de julio. El presidente de la Federación de Instituciones Agropecuarias de Santa Cruz (FIAS), Miguel O'Byrne, informó que también participaron en la confección del protocolo, el Prolana Santa Cruz, las empresas de esquila y la propia FIAS.

Estas 450 personas, que integran unas 30 cuadrillas de esquila, provienen desde distintos puntos del país, por lo que deben atravesar varias provincias para llegar a los lugares de trabajo. Esto es lo que motivó que se combinen esfuerzos para establecer las pautas de traslado y de trabajo en el contexto de la pandemia a causa del coronavirus.

Sin la intervención de esta fuerza de trabajo la campaña no se podría realizar.

La llegada de todas estas cuadrillas es fundamental para la zafra de lana. Sin la intervención de esta fuerza de trabajo la campaña no se podría realizar ya que, según informo O’Byrne, en Santa Cruz solo existen 3 cuadrillas de esquiladores.

En lo que respecta al protocolo, el dirigente de FIAS explicó que todos los trabajadores “vienen con los controles de origen, con certificado médico al subirse a los vehículos, autorizados a trabajar, y luego, al llegar a la provincia, tienen que cumplir cuarentena en puntos establecidos en los establecimientos rurales, sin tener contacto con las ciudades”.

En agosto empieza la esquila preparto en la que se trabaja sobre la madre antes de tener el cordero, lo cual ocurre entre octubre y noviembre. “Hay que garantizar un trabajo lo más seguro posible, porque cualquier interrupción o evento, complica a la cuadrilla de esquila y al productor, porque afecta la secuencia de esquila, altera los tiempos y no se puede esquilar demasiado sobre la fecha de parto de la oveja", agregó O'Byrne.

Otro problema que puede agravarse, dependiendo de lo que ocurra con la campaña actual, esla acumulación de stock. Ya hay en existencia un 35% del stock de lana del año pasado, el cual está almacenado porque no se pudo vender. Santa Cruz tiene una producción anual de unos 10 millones de kilos de lana, por lo que si sigue esta tendencia y no se vende el total de la producción se podría generar un problema mayor para los productores patagónicos.

Con el rubro de la carne sucede algo similar. “Los frigoríficos indicaron sobre fin de mayo, que el stock de carne en cámara, sin vender, era de 2,5 millones de kilos de carne ovina, de una producción de 6 millones de kilos”, agregó O'Byrne.

Si te interesó esta nota, te sugerimos leer: Miden por primera vez la huella de carbono de la producción ovina 

Más notas de

ElAgrario.com  

Misiones producirá autos y tractores eléctricos

Buscan crear una base de datos mundial sobre la producción animal

Catamarca apuesta a expandir la producción de litio

Uatre y Renatre juntos en el empoderamiento rural femenino

Desarrollo Productivo lanza tercera convocatoria para promoción de biotecnología

Proyecto Cannabis Medicinal en el centro de la escena

Creció el consumo de carnes alternativas

Paraguay comenzará a exportar carne a Turquía

Brasil importa fertilizantes ante el crecimiento de su producción agrícola

Basterra y Capitanich buscan fortalecer la producción del algodón