El Gobierno nacional presentó un sistema de pasteurización de la leche en origen, que según estimaron permitirá reducir hasta un 40% el precio de venta en los mercados de proximidad. El sistema se lanzó en la localidad bonaerense de Castelar, cuenta con patente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y UBA. Según detallaron los ministros de Desarrollo Social y Agricultura, Daniel Arroyo y Luis Basterra, respectivamente, en una primera etapa, se producirán 13 ensachetadoras para 96 familias de productores de seis provincias argentinas. Además de la baja en el precio, el emprendimiento apunta a garantizar la inocuidad y calidad en las pequeñas cuencas tamberas.

Esta tecnología es novedosa en el país y permite envasar, pasteurizar y enfriar leche fluida en condiciones óptimas. Diseñada como alternativa para el trabajo en esquemas pequeños de producción, la tecnología permite que estas cadenas de baja escala agreguen valor a su materia prima, mientras que las familias que viven de esta producción pueden obtener una rentabilidad mayor que si la venden su leche a la industria.

El desarrollo conjunto entre INTA y UBA fue proyectado para circuitos de comercialización en los que la leche recorre cerca de 20 kilómetros entre el productor y el consumidor, cuando la media para un circuito de cadena larga es de 750 kilómetros.

El sistema se encuentra en la última fase de validación técnica y según señaló el ministro Arroyo, además de mejorar las condiciones ambientales para la producción y mejorar el ingreso de las familias productores, permite una baja en su precio final de venta. Por su parte, el ministro Basterra expresó que "esta tecnología llega a la agricultura familiar, un área que tiene grandes posibilidades si se les brinda los instrumentos para que pueda desplegar su potencial".