La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) decidió un cese de comercialización en protesta contra la suba de retenciones, pero le pidió a la Mesa de Enlace que se sume a la medida y ponga fecha y plazos.

La medida de fuerza fue determinada por el consejo directivo de Carbap, que sesionó con la asistencia de casi 90 delegados de las asociaciones rurales de Buenos Aires y La Pampa, en un claro rechazo a las medidas que el gobierno nacional viene llevando adelante y que perjudican al campo.

Por medio de un comunicado de prensa, la entidad rural enfatizó que le preocupa "el incremento asfixiante de la presión  tributaria a los sectores productivos, los cuales en muchos casos paralizan la actividad, y con ello la vida y desarrollo de los pueblos del interior del país, perjudicando la generación de trabajo y afectando la calidad de vida de los más necesitados".

En el escrito acentuaron que existe el compromiso de seguir trabajando y de fomentar el trabajo para "lograr una Argentina digna e inclusiva de manera real, no a través de discursos y promesas incumplibles".

De tal forma, la entidad solicitó que en el periodo de crisis que estan atravesando, los tres poderes del Estado ajusten su presupuesto, como ya lo vienen haciendo algunas administraciones municipales a lo largo y ancho del país, y den señales contundentes de su esfuerzo para sacar a a la Argentina adelante como lo vienen haciendo los contribuyentes.

Carbap ha decidido que Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), en virtud de las negociaciones que esta llevando adelante con el Gobierno Nacional consensúe con las otras entidades el acompañamiento, la modalidad, la fecha de inicio y duración de la medida de fuerza.