Rusia restringirá a partir del 18 de diciembre las importaciones de carne de un grupo de compañías argentinas luego de encontrar en algunos cargamentos la presencia de un fármaco usado como aditivo conocido como ractopamina. El uso de la sustancia está prohibido en el país asiático.

La medida afecta por el momento a 5 plantas, pero no se descarta que la misma se extienda a otras más.

Desde el Senasa señalaron que la ractopamina es una sustancia que se usa más en la actividad porcina y que sirve para "inflar" los músculos de los animales, lo que se dice un engorde "artificial".

Fuentes de las industria se mostraron sorprendidas no sólo porque no se usa sino porque cuando se utiliza, se elimina a las 12 horas. Si se sabe que el cargamento que se transporta en barco demora 20 días, la ractopamina no debería estar en el organismo del animal. Se entiende que la restricción suena más a una medida paraarancelaria.

Mañana habrá una teleconferencia con las autoridades sanitarias rusas y argentinas para destrabar el conflicto. El Senasa no descarta plantear una queja dado que se están exigiendo cosas que "no son lógicas" y por eso de va a pedir una visita para habilitar otras plantas que aún no están autorizadas a exportar.

La oficina sanitaria rusa recordó que "el uso de la ractopamina y otras sustancias para el aumento de la masa muscular de los animales están prohibidos en Rusia", ante lo cual no descartó extender el veto a "todas las importaciones de carne de Argentina y Paraguay en caso de que el problema persista", indicó en un comunicado.