En medio del conflicto entre el gremio de los Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) y los empresarios del sector, se llevó a cabo ayer una reunión virtual entre las partes con autoridades del Ministerio de Trabajo, en el marco de la conciliación obligatoria dictada por esa cartera laboral. Según pudo reconstruir este medio, el gremio de los trabajadores no llevará a cabo medidas de fuerza, pero continuarán con asambleas de base en las fábricas y movilizaciones, al considerar que sus reclamos salariales no son atendidos. Por el lado de las empresas, que en la videoconferencia estuvieron representadas por el Centro de la Industria Lechera (CIL) y la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel), negaron que mantengan deudas por salarios con los trabajadores y solicitaron que en el Ministerio de Producción participe de las negociaciones.

Voceros del gremio reconocieron que en este escenario, apuntan a "que los empresarios se sienten a la mesa paritaria para tratar un aumento de salario, (ya que) en 2020 sólo se recibió el bono del Gobierno de $4.000". Tras el encuentro, los sindicalistas advirtieron que "las cámaras empresarias ignoraron lo que se iba a discutir" y que no ofrecieron alternativas para recomponer el salario de estos trabajadores. Por su parte, presidente del CIL, Miguel Paulón, señaló a BAE Negocios en declaraciones recientes que la industria no está en condiciones de otorgar aumentos salariales. El próximo encuentro entre los gremialistas y la industria con las autoridades de la cartera de Trabajo será el 28 de julio.