La caída en las estimaciones de soja en los principales países productores impulsó la cotización internacional de la oleaginosa, que finalizó ayer en las pizarras de Chicago con un aumento de USD8 la tonelada. Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), los stocks finales en Norteamérica, Brasil y Argentina serán menor al esperado por los operadores. En trigo, el organismo mantuvo las proyecciones de exportación, en 13,5 millones de toneladas.

La cosecha de la soja estadounidense pasó de 121 millones de toneladas a 120,4 millones, por debajo de las previsiones de los privados, que esperaban 122 millones. "La producción sería menor a lo que esperaba el mercado, por una baja en los rindes, situación que brinda sustentos a los precios", explicó Gonzalo Agusto, de la Bolsa de Cereales de Córdoba (Bccba). Para América Latina, esperan una producción de 144 millones de toneladas para Brasil y 49,5 millones de toneladas para Argentina. Estos valores se ubican apenas por debajo de lo esperado por el mercado.

Las pizarras internacionales tomaron nota de esta situación y el contrato Noviembre 2021 subió USD7,90 y cerró en USD440,7 la tonelada, mientras que la posición Enero 2022 aumentó USD8,6 y finalizó la jornada en USD445,8 la tonelada. Los subproductos acompañaron esta tendencia. La harina ganó USD11,7 y cotizó USD377,5 la toneladas y el aceite ganó USD9,2 y se posicionó en USD1.289 la tonelada.

Para la industria, la entidad mantuvo la molienda en 59,6 millones pero redujo el uso total y recortó las exportaciones, que pasaron de 56,8 a 55,7 millones de toneladas. De esta manera, las existencias finales fueron calculadas en 9,25 millones de toneladas, por debajo de las expectativas de los operadores del mercado.

El informe del USDA también impactó en el trigo, a partir de un recorte en los stocks globales y previsiones de un incremento en las operaciones comerciales a nivel global. El cereal aumentó USD3,8 y se posicionó en USD286,05 la tonelada. En Estados Unidos, la producción del cultivo se mantiene en 44,7 millones de toneladas y las exportaciones fueron calculadas a la baja, con un saldo de 23,4 millones de toneladas. En Argentina, al igual que en el resto de los principales países productores, no hubo modificaciones en los volúmenes de cosecha.

Para nuestro país, se mantiene la estimación de 20 millones de toneladas, con un saldo exportable de 13,5 millones de toneladas. De mantenerse esta última cifra, el trigo de la campaña 2021/22 generará un ingreso de divisas de USD3.861 millones, con un aporte de USD463 millones en concepto de derechos de exportación. En maíz, el USDA anticipó una cosecha de 382,59 millones de toneladas, cifra superior en relación al informe previo del organismo y de las previsiones de los operadores.