La soja en Chicago tuvo una caída superior a los 40 dólares por tonelada y cerró por debajo de los 500 dólares por primera vez desde mediados de febrero pasado. De esta manera, la oleaginosa encadenó ocho ruedas comerciales negativas y acumuló un retroceso de 93 dólares.

Según los analistas granarios, la fuerte baja obedece a cuestiones climáticas, dudas sobre la política de biocombustibles que adoptará el gobierno estadounidense y las tasas de interés de la Reserva Federal para el mediano plazo.

La posición Julio 2021 de soja retrocedió 43,6 dólares y concluyó la jornada en Chicago a 488,6 dólares por tonelada.  Uno de los factores que más presionó fue el desplome del aceite de soja, que cayó 121,2 dólares por tonelada y cerró en 1.247 dólares la tonelada.

En este marco, la harina de soja, el principal producto de exportación de Argentina, también tuvo fuertes pérdidas, con una merma de 19,51 dólares,  para concluir las operaciones a 398,4 dólares por tonelada.

El resto de los granos también sufrió el impacto que representó la caída en soja. El maíz retrocedió a 249,2 dólares la tonelada, mientras que el trigo bajó 8,7 dólares y finalizó a 234,7 dólares la tonelada.