Los feedlots registraron una suba del 6% en sus actividad durante mayo y finalizaron con un encierre del 70%, según la entidad que nuclea a estos establecimientos. El dato a tener en cuenta es que si bien se genera un repunte en la actividad, en un escenario de aumento de la faena bovina, desde el sector alertaron por los precios de los terneros de reposición, que está dejando fuera del negocio a algunos engordadores.

Según explicó el presidente de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), Juan Eiras, explicó que este porcentaje de encierre representa el nivel más alto desde mayo de 2018. "Es un salto importante", destacó el directivo ante una consulta de BAE Negocios. Pero también reconoció que el actual precio de la hacienda de reposición es un tema que preocupa a esta cadena de valor.

En el actual escenario de pandemia, el negocio de la invernada transcurre por dos canales. Por un lado, la venta particulares en remates físicos, en donde los precios de la hacienda liviana oscila entre los $90 y los $105 el kilo vivo, un valor que los feedloteros pueden convalidar sin salir a pérdida.

Pero por otra parte, han ganado espacio los remates televisados, en donde las cotizaciones superan ampliamente este techo. En estos eventos,  los analistas ganaderos coinciden en que los productores  -sobre todo de gran escala- ven a la invernada como un refugio de valor ante la imposibilidad de pasarse al dólar y entonces convalidan valores más elevados.

Según explicó Eiras, los feedots pueden pagar la invernada en un abanico de precios que en terneros y terneras fluctúa entre los $92 y $100. "No hay números que resistan una compra de $115", remarcó. De acuerdo a un cálculo elaborado por la entidad, si se paga $105 por kilo vivo, el margen bruto de la actividad se resiente y por cada cabeza que pasa por los corrales se pierde $600. "Los engordadores vamos a las categorías más baratas y sobre todo, con plazos de pagos cortos, de siete días", estimó.

Con respecto a los novillos con destino a exportación, el titular de la CAF señaló que en Europa se empieza a percibir un lento repunte, pero en las últimas semanas, desde los corrales salieron ejemplares destinados hacia el mercado interno.