Después de un 2019 que cerró complicado en materia de ventas al exterior por la caída del mercado ruso, los exportadores argentinos esperan que de la mano de un aumento en la demanda china, las ventas superen la barrera de las 25.000 toneladas, cifra en la que cerraron las exportaciones de esta carne de acuerdo a estadísticas públicas y privadas.

Guillermo Proietto es el presidente del Consorcio Argenpork, que nuclea a unas 18 empresas volcadas a los mercados externos. Ante una consulta de BAE Negocios, el directivo reconoció que sobre finales del año pasado, la decisión de Rusia de arancelar el ingreso de carne porcina significó un duro golpe para varios jugadores del negocio, entre ellos Argentina. En 2019, este destino englobó el 64% de las exportaciones. "Los rusos apuntan al autoabastecimiento y esa decisión nos sacó de la cancha a todos", reconoció.

En este escenario, el mercado chino aparece como una de las opciones y ya se están realizando ventas a ese destino, como la que concretó un frigorífico de la ciudad santafesina de Reconquista. El directivo estimó que una vez que finalice el Año Nuevo Chino, las ventas al gigante asiático empezarán a regularizarse para todas las carnes.

Las plantas argentinas empiezan a adecuar sus instalaciones para dar sus primeros pasos en este codiciado mercado. Para Proietto, es posible superar la barrera de 25.000 toneladas en la que cerraron las exportaciones. Además de Rusia, las ventas al exterior se completaron con destinos como Hong Kong y China.

En otro orden, el directivo señaló que el Grupo Exportador Porcino Argentino (Gepa, del cual Argenpork forma parte) mantuvieron reuniones con el ministro de Agricultura Luis Basterra, el vicepresidente del SENASA Carlos Milicevic y el secretario de Relaciones Económicas Internacionales Jorge Neme, en donde analizaron la coyuntura de este sector. Las empresas que componen este espacio representan el 65% del total de las exportaciones de cerdo realizadas por Argentina en 2019 y el 75% de la carne porcina exportada.