La diputada nacional del Frente de Todos y economista de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Fernanda Vallejos, participó del ciclo de charlas de la agrupación "Perspectiva Sur" donde vio oportuno exponer sus ideas para contener la inflación en los precios de los alimentos, entre las que deslizó el aumento a las retenciones del maíz. Luego de su exposición virtual,  la funcionaria replicó las propuestas en su cuenta de Twitter. Con un total de 44 tuits, Vallejos desarrolló punto por punto su proyecto apuntando a  las retenciones al maíz y a la exportación de carne.

¿Qué ocurre con el precio de los alimentos?

"La suba del precio internacional de las materias primas es equivalente a una devaluación en el precio de los alimentos" señaló la diputada, y explicó que la escalada de los precios internacionales que comenzó en agosto del 2020 impactó "en el precio de los alimentos que consumimos en el mercado interno", a lo que denominó como “inflación importada”, porque "el precio que perciben los exportadores está dado por el precio en dólares de los productos exportados -fijado en el exterior- y por el tipo de cambio", aclaró.

En la misma línea remarcó que al ser los productos exportados los mismos que satisfacen la demanda interna de alimentos y abastecen a la industria que los procesa "el precio interno de los alimentos está condicionado por los valores de exportación (en pesos), o sea por el tipo de cambio y por el precio internacional de las commodities". En base a esto, sostuvo que se requiere de la intervención decidida del Estado con políticas que, "sin afectar las cantidades exportadas, desacoplen los precios". "El conflicto distributivo está marcado por esta superposición entre la canasta de consumo popular y la canasta de exportaciones", expresó.

¿Por qué aumenta la carne?:  Maíz, exportaciones y retenciones

Continuando con su desarrollo, indicó que si bien el maíz fue el que sufrió el mayor incremento, esto repercutió directamente en el precio de la carne, porque "es el principal insumo, alimento del ganado". Esto le dio el pie para agregar que en la actualidad, para el caso del maíz, "son del 12%, mitad de la alícuota del 23% que pagaban en 2015".

Aquí Vallejos aclaró que si bien hay una ley vigente que limitó las posibilidades del Estado para administrar los derechos de exportación "sería deseable tener otra ley, aun en este marco, se podrían subir 3 puntos las retenciones al maíz".

Además sostuvo que hay otro fenómeno que impacta sobre el precio de la carne y genera los aumentos: el crecimiento de la demanda de China. La diputada explicó que entre 2011 y 2020 las exportaciones bovinas congeladas, pasaron desde las 66 mil toneladas hasta las 528 mil toneladas anuales. "El aumento se explica casi en su totalidad por las compras chinas que pasaron de 759 toneladas a las 462 mil toneladas, mientras que las exportaciones a todos los otros destinos se mantuvieron constantes", manifestó.

Hay que trabajar para satisfacer la mayor demanda de exportaciones, pero primero asegurar el abastecimiento interno, no inferior a los 50kg per cápita anual.

Conflicto

Para Vallejos el conflicto radica en que "el mayor ingreso real del sector agropecuario no compensa la contracción de la demanda de la mayoría. Este sector de altos ingresos orienta su consumo a bienes importados, y a la fuga de divisas" sentenció. Y apuntó contra los agroexportadores que "en defensa de la mayor rentabilidad que les reporta el alza del precio de las commodities, rechacen la intervención del Estado mediante instrumentos, como las retenciones o los cupos, que desacoplan precios, reduciendo el precio que reciben".

En tal sentido,  aclaró además que justamente el alza en el precio internacional de los productos agropecuarios, debido al impacto en el precio interno de los alimentos, "provoca una caída de los salarios reales".

¿Soluciones?

"Es evidente que necesitamos desacoplar los precios que puede pagar China del que pagamos en nuestras carnicerías", lanzó Vallejos aduciendo que hay distintos instrumentos que lo harían posible como las retenciones y los cupos. "En el caso de la carne, deberían combinarse con estímulos para incrementar la producción", agregó.

"Hay que trabajar para satisfacer la mayor demanda de exportaciones, pero primero asegurar el abastecimiento interno, no inferior a los 50kg per cápita anual, considerando los niveles de 2020, ya de por sí más bajos que los niveles históricos que supo tener nuestro país", sentenció la diputada del Frente de Todos.

Seguí leyendo:El secretario de Energía expondrá hoy en reunión de Comisiones sobre el proyecto de ley de biocombustibles

Más notas de

ElAgrario.com  

Estiman una producción de manzanas y peras en la campaña 2020/21 de 1,18 millones de toneladas

Rainaudo: “Las AgTech significan un cambio en la manera de producir”

Inspecciones en cosecha del kiwi en Madariaga y General Pueyrredón

Corrientes: Pequeños y medianos productores venden su hacienda desde una plataforma virtual

Se firma un acuerdo para generar la repoblación de cinco localidades del sur de Santa Fe

Cítricos: Bajos rendimientos en Misiones y escasa exportación

Arte y campo en la historia argentina

El acceso al agua permite destinar más tiempo a la actividad social y escolar a los chicos en zonas rurales

Uno de cada cuatro niños, niñas y adolescentes de los hogares encuestados  participa de la actividad de juntar agua.

La UATRE de Entre Ríos le marcó la cancha a los empresarios avícolas

Influencers del campo muestran cómo se trabaja en las redes