Antes del ajuste, la obra pública ya se había frenado

La construcción cayó en julio hasta niveles menores a noviembre de 2015

Compartir

El parate en la obra pública se empezó a sentir bastante antes de que el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, anunciara el nuevo plan de ajuste fiscal hacia el déficit cero, que promete un mayor recorte del gasto de capital. De hecho, ayer el Indec mostró que la obra pública estuvo demandando menos asfalto y generó, en julio, una caída de 47,1% en la producción de ese insumo. Eso arrastró para abajo a la totalidad de la construcción, que dio una caída de 2,5% (libre de factores de estacionalidad) contra lo que había registrado junio. El resultado es que ahora el sector quedó por debajo de los niveles que registraba en noviembre del 2015.

Así, el parate en la obra pública es protagonista en el freno de un sector que es, a la vez, un demandante clave para la industria, que ayer mostró una caída de 5,7% (ver página 3). La retracción hasta niveles de actividad peores que los que recibió el Gobierno a fines del 2015 dan una señal de alarma.

La cuestión empeorará: el lunes Dujovne anunció que apuntará a recortar 27% interanual el gasto de capital (principalmente obra pública) correspondiente al 2019. Se trata de un ajuste profundo que pegará en el empleo sectorial (y cabe esperar que por la caída en la demanda agregada se multiplique también al resto de las actividades). Ese tijeretazo de 27% significó una profundización del recorte de 19,1% que había proyectado el acuerdo original con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que planteaba de 12% interanual para 2018.

Un sector golpeado

El informe del Indec contiene al Indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) que, además del 2,5% negativo contra el mes anterior, dio una leve mejora de 0,7% respecto al mismo mes de 2018.

El director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, dio un diagnóstico acerca de la dinámica que viene mostrando el sector, tras un 2017 de buena recuperación: "El ISAC siguió mostrando una brusca desaceleración de la tasa de crecimiento interanual y arrancó el tercer trimestre con una nueva y significativa caída respecto del mes anterior".

Y es que efectivamente, tras meses de crecimiento interanual de 2 cifras, en mayo ya se observó una desaceleración, a un alza de 7% y en junio ya se llegó a un virtual estancamiento con una caída de 0,1%. El 0,7% de julio coronó un flojo trimestre y ya la construcción está, según la serie histórica, en niveles inferiores a los de noviembre de 2015. Se perdió así lo que se había recuperado en 2017, cuando en promedio creció 13,6%, tras un 2016 que fue lapidario, con un desplome del 14,2%.

Sin dudas la obra pública lideró el mal desempeño de julio. Pero otros insumos, como pinturas que cayó 11,3%, cales con 7%, cemento portland con 6,3% y yeso con 4,8%, también dieron para abajo. Además el informe del Indec mostró que la superficie autorizada para construcción privada cayó 10% interanual en julio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias