Caputo marcó la cancha y el dólar juega un nuevo partido con más intervención del Central

La postura del BCRA se llevó apoyo en el IAEF

Compartir

En lo que fue su primera aparición pública desde que llegó a la presidencia del Banco Central, y frente a un auditorio repleto de directores financieros de las principales empresas del país, Luis "Toto" Caputo aprovechó para volver a marcar la cancha del mercado de cambios. Era el último día de una semana en la que el BCRA había cambiado de estrategia, y mientras dejaba definiciones sobre el modo en que el organismo monetario va a intervenir para contener al dólar, en la 39° Convención Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), la cotización de la divisa ensayaba su tercera caída consecutiva en un mercado que, según Caputo, "había entendido el mensaje".

"Después de escuchar a Caputo tengo mucho más en claro qué es lo que va a hacer el Banco Central si el dólar vuelve a disparase y cuál es su visión sobre las tasas en estos niveles", explicaba distendido, en el lobby del Hotel Sheraton de la ciudad de Mendoza, el portfolio manager de una Sociedad de Bolsa. Un par de horas antes, el titular del Central reconoció que el sistema de subastas de divisas no funcionó para frenar al dólar y dejó en claro que si la divisa volvía a dispararse iban a intervenir de manera directa en el mercado de cambios, como lo había hecho el miércoles. "Si hay que poner dólares sobre la mesa, se ponen", lanzó sin dudarlo, más allá de que admitió que hay que cuidar las reservas.

La opción de un plan de rescate “a la griega” lleva mucho tiempo para ponerse en práctica

Caputo sabía que era necesario volver a marcar la cancha del mercado de cambios para dejar atrás la imagen de un BCRA "con las manos atadas" que se había instalado en la city tras la firma del memorandum de entendimiento con el Fondo, que sólo avalaba las subastas para abastecer de dólares el mercado, pero sin interferir en el precio. Por eso habló de todo. Se amparó en la confidencialidad de las negociaciones por el nuevo acuerdo con el FMI, pero dejó trascender que el propio fondo había avalado la nueva forma de intervenir, que había avances productivos en las discusiones e indirectamente metió presión en el equipo liderado por Christine Lagarde. "Está su prestigio en juego y van a hacer todo para que salga bien", deslizó.

Para un hacedor de política monetaria a veces las palabras pueden tener más impacto que una medida concreta. Lo dice la Teoría maradoniana que elaboró Mervyn King cuando era gobernador del Banco Central de Inglaterra, que se basa en el segundo gol que Diego Maradona hizo a los ingleses en el Mundial de 1986, y que explica cómo en la política monetaria los mercados pueden reaccionar en base a la expectativa de lo que esperan que haga el Banco Central.

"Él (por Maradona) corrió en línea recta. Encaró a cinco de nuestros jugadores, que esperaban que se moviera para un costado, pero siguió en línea recta y nos hizo el gol. Como esperaban que se moviera hacia la izquierda o hacia la derecha, él pudo seguir avanzando en línea recta", explicó allá por mayo de 2005 en banquero inglés en una conferencia en Londres al detallar su teoría.

Caputo el viernes le habló al mercado. A los más de 150 directores de finanzas que lo escuchaban en el auditorio y a otros tantos que lo seguían desde sus pantallas en las mesas de dinero. No confirmó que el Fondo haya avalado la nueva forma de intervenir pero lo dio a entender. "Si vino hasta acá es que tenía algo para decir, sino no venía", comentó el director de un banco extranjero después que ya daba por descartada la presencia del titular del Central en la Conferencia luego de que haya suspendido su exposición del día jueves para quedarse en su despacho monitoreando al mercado de cambios.

El dólar comenzó otro partido. Ya sin la presión de aquellos jugadores que se paraban del lado de la demanda contra un Banco Central que sólo se limitaba a dar dólares a cuentagotas, sin frenar la corrida. La mesa del BCRA tiene nuevas reglas de juego y Caputo las dejó en claro. Si el peso se devalúa acompañando un movimiento regional van a dejarlo que se mueva, pero en cuanto se despegue de esos parámetros saldrán a intervenir.

También dejó otras definiciones sobre el futuro inmediato, y el más lejano. A mediano plazo, destacó que el financiamiento para este año está "exageradamente asegurado", en un nuevo mensaje a los mercados. Y a más largo plazo, adelantó la propuesta que llevó este sábado a Basilea para que los bancos centrales de países desarrollados puedan destinar hasta 2% de sus reservas a comprar activos de emergentes. Un plan de rescate a la griega, que por más que tenga el visto bueno del titular del BIS, Agustín Cartens, llevará mucho tiempo poner en práctica, con extensos debates en cada organismo para avalar la incorporación de activos de riesgo en sus hojas de balance.

El dólar parece haber encontrado un equilibrio en torno a los $37 y con un BCRA atento a intervenir e cualquier momento. Los próximos días Caputo irá dando más pistas sobre qué movimientos está dispuesto a convalidar y hasta donde deja que el mercado le ponga un precio al dólar. Ese será el momento en que Caputo pondrá los dólares sobre la mesa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias