El Gobierno propuso a las provincias repartir el ajuste según los coeficientes de coparticipación

Los distritos se harán cargo de un tercio del recorte de $300.000 M

Firgerio y Dujovne, las caras del ajuste para los gobernadores

Compartir

El Gobierno avanzó ayer con su propuesta de ajuste fiscal con las provincias, en el marco del acuerdo con el FMI que obliga a llevar el rojo del sector público al 1,3% del PBI el año que viene. El ejecutivo pretende hacer un recorte de $300.000 millones y de esa parte a los gobernadores les tocaría un tercio, si se sigue el criterio de la coparticipación de impuestos como planteó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne junto a su par de Interior, Rogelio Frigerio, durante una reunión celebrada ayer.

De esta manera, a la casa Rosada le tocaría reducir el 66,7% de los gastos planteados, equivalente a unos $200.000 millones, en tanto los distritos deberán hacerse cargo de achicar sus desembolsos en $100.000 millones ó el 33,3% del total. Luego, la repartida entre las distintas jurisdicciones se regirá en base a los coeficientes utilizados en la distribución primaria de los recursos tributarios.

Por ejemplo, a la Ciudad de Buenos Aires se la contabiliza con un porcentaje del 5,2, por lo que en 2019 recibirá unos $5.000 millones menos de parte de la Nación. En tanto, a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal le tocará achicarse en cerca de $20.000 millones.

Tras la cumbre de ayer con los ministros de economía gobernadas por el oficialismo (Corrientes, Buenos Aires, Ciudad, Jujuy, y Mendoza), Dujovne y Frigerio irán recibiendo en tandas a los representantes de los distritos opositores. Hoy será el turno de Córdoba, Tierra del Fuego, San Juan, Chaco, Salta, Neuquén, Misiones y Río Negro.

Fuentes que estuvieron presentes evitaron dar mayores precisiones respecto a los montos conversados, aunque pidieron "que no se vea sólo el gasto sino también quién genera los recursos". "Buenos Aires y la Ciudad generan el 60%, 65% y en cambio retiran el 25%, hay que ver toda la película", se quejó un representante del área metropolitana.

En ese sentido, otro punto de la discusión con las provincias es el traspaso de AySA, Edenor y Edesur a la órbita del AMBA, una propuesta que no será fácil de llevar adelante ya que, en el caso de la empresa que brinda servicio de agua potable y cloaca, tiene un préstamo internacional por u$s500 millones y no se puede cambiar la jurisdicción, al mismo tiempo que el 10% de la compañía pertenece a los empleados y el titular del gremio, José Luis Lingeri, se opone al traslado.

En cuanto a la magnitud del ajuste, de acuerdo al Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), no debería llegar a $300.000 millones sino que alcanzaría con un recorte de $150.000 millones e incluso podría llegar a $100.000 millones si se frena la baja de impuestos como propuso el FMI.

"Los $300.000 millones contemplan los aumentos por ley de jubilaciones y AUH", repusieron desde el Gobierno.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias