El freno en el consumo golpea más a comercios de barrio que a los híper

En agosto, la venta cayó 4%, contra el 1% en las cadenas

Los autoservicios sufren una mayor caída en las ventas

Compartir

Como consecuencia del fuerte aumento en los precios de los productos del consumo masivo, las ventas de los hipermercados cayó el 1% en agosto interanual, en tanto que los autoservicios y supermercados chinos sufrieron un descenso del 4%, ya que cuentan que menores herramientas financieras para amortiguar el impacto.

Fuentes del sector comercial de cercanía apuntaron a BAE Negocios que la caída fue del 4 por ciento en agosto contra igual mes del año pasado debido a que "a la recesión imperante, hay que sumarle que no contamos con la espalda de las grandes cadenas de ofrecer promociones, bonificaciones y hasta pagos financiados con tarjeta en muchos casos".

En todos los segmentos se observó un estancamiento en comparación con el consumo de julio, como viene ocurriendo con los meses anteriores. "Sigue todo igual de parado. No hay indicios de que esto vaya a repuntar, sino todo lo contrario", señalaron desde los hipermercados, que además atraviesan situaciones de conflictividad laboral, cierre de sucursales y venta de locales.

Tanto en las grandes superficies como en los comercios de barrio pronostican un panorama negativo para lo que queda del mes de septiembre y octubre, por el traslado a góndola de la megadevaluación que se va dando en forma paulatina. "Los próximos 50 días van a ser terribles", graficaron en el retail. Sobre la actualización del programa nacional de Precios Cuidados, que abarca la regulación de 550 productos, persisten aún las dudas sobre el comportamiento del consumidor, dada la alta competencia con las marcas propias y las estrategias de comercialización de las empresas.

"Se habían dejado de consumir un poco (los productos de Precios Cuidados) porque las ofertas que hacen las cadenas en general eran superadoras. Ahora se le dio una vuelta de nuevo al programa", agregaron desde un hipermercado. Los rubros más afectados en el derrumbe de las operaciones comerciales son los vinculados con la canasta básica, que compran los sectores que más sienten los efectos de la devaluación. "Es decir que los sectores de bajos ingresos seguirán siendo los más afectados en el mercado interno", finalizaron.

Uno de los factores que más preocupan en el sector supermercadista es que los proveedores industriales ya les han manifestado que faltan varias remarcaciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias