Empresas pagan tasas por encima del 65% para obtener adelantos

El dólar se estabiliza, pero se dispara el costo de financiamiento

Compartir

Mientras el dólar parece empezar a buscar un equilibrio en torno a los 37 pesos, empresas pagan tasas por encima del 65% para financiarse a corto plazo en el sistema financiero.

Luego del fuerte apretón monetario implementado por el Banco Central a fines de agosto, cuando decidió elevar la tasa de referencia al 605 y subir en otros 3 puntos porcentuales los encajes bancarios, la semana pasada la tasa de los adelantos en cuenta corriente por más de $10 millones llegó al 65,57 por ciento.

Analistas creen que las tasas altas llegaron para quedarse, ya que la corrida cambiaria de días atrás, que llevó al dólar a tocar los $40, no le dejó ningún margen al BCRA para intentar algún tipo de relajamiento en su política monetaria en el corto plazo.

"Son tasas insostenibles pero creo que el Gobierno, después de todo lo que pasó durante las últimas semanas no se va a apurar a bajarlas. Creo que llegaron para quedarse por lo menos un par de meses, porque cualquier señal en ese sentido podría reactivar la corrida", señaló Martín Alfie, economista jefe de Radar consultora.

"Hoy en día lo más importante es que el dólar no se dispare de nuevo. La cuestión de los impactos que tiene tasa de interés en la actividad está en un segundo plano porque la alternativa de que se dispare de nuevo la corrida sería bastante peligrosa. Por eso no veo por ahora espacio para una baja de tasas", agregó.

Por la suba de tasas, el financiamiento a las empresas registró una contracción en los últimos 30 días del 2% en el caso de los adelantos en cuenta corriente y del 1,8% para los descuentos de cheques a sola firma.

El presidente del Central, Luis Caputo, reconoció el viernes pasado que el actual nivel de tasas de interés "no es viable" en el mediano y largo plazo. "Esta es una tasa de crisis, de tormenta, producto de la coyuntura que estamos viviendo", afirmó durante su exposición en la convención anual del Instituto Argentino de Finanzas (IAEF) que se celebró en Mendoza.

A su vez, por la iliquidez que generó el incremento de la tasa de referencia del Central al 60% y la nueva suba de encajes bancarios que comenzó a operar el lunes de la semana pasada, bancos privados pagaron el viernes un interés del 63% anual para obtener pesos entre sus pares.

Más tranquilo

Los avances en la renegociación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la actitud activa del BCRA en la plaza cambiaria el último miércoles consiguieron sobre el final de la semana pasada alejar el pánico del mercado y el dólar comenzó a buscar su equilibrio en torno a los 37 pesos.

El dólar mayorista cerró el viernes a $36,99, mientras que el billete en las pizarras culminó a un promedio de 37,81 pesos.

Si bien los movimientos de las últimas jornadas anticiparían una mayor estabilidad en el plazo más inmediato, analistas advierten que aún es temprano para asegurar que lo peor ya quedó atrás.

"El contexto actual sigue mostrando niveles extremos de inestabilidad (à) Aún no es posible asegurar que el tipo de cambio ya encontró un nivel de confort", indican desde GMA Capital.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias