La OCDE prevé que la edad jubilatoria suba a los 66 años para 2060

El documento advierte la necesidad de ajustar el tiempo de edad laboral.

Compartir

La edad de jubilación subirá  hasta los 66 años antes del 2060 entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos  (OCDE), según un informe de ese organismo internacional publicado hoy. 

Ese incremento promedio  de 1,5 años para los hombres y de 2  años para las mujeres será una consecuencia de las reformas previsionales aprobadas hasta ahora en el marco de las recomendaciones de la OCDE. 

Este informe salió a la luz cuando en la Argentina está en  pleno debate la reforma previsional que impulsa el Gobierno de la  alianza Cambiemos, que además está haciendo méritos para ingresar a la OCDE. 

El documento del organismo advierte sobre la “necesidad” de ir  ajustando la edad jubilatoria a medida que mejoran las  expectativas de longevidad de la población porque de lo contrario  los sistemas previsionales se verían comprometidos. 

España, por ejemplo, será en el 2050 el segundo país más  envejecido del mundo, con 76 personas mayores de 65 años por cada  cien en edad de trabajar (entre 20 y 64 años), lo que constituye  la segunda tasa de dependencia más elevada. 

Como señal de “cambio”, el gobierno de Mauricio Macri incluyó  en su proyecto de reforma previsional que ya cuenta con media  sanción del Senado la extensión optativa hasta los 70 años para  los hombres y 65 para las mujeres. 

Los autores del estudio de la OCDE revelado en París este  martes ponen el acento en que, como los jubilados vivirán más tiempo, habrá que desarrollar el empleo de los mayores para garantizar unas pensiones suficientes. 

El análisis, realizado sobre la base de las reformas  introducidas hasta septiembre de 2017, no tiene en cuenta la  iniciativa macrista en la Argentina dado que el país no forma  parte como miembro del organismo. 

Los analistas de la Organización consideran que establecer de  forma estricta una edad de jubilación no sirve necesariamente al interés general, como tampoco las trabas a la posibilidad de  acumular una pensión con un empleo, como sucede en Australia,  Corea del Sur, Dinamarca, España, Grecia, Israel y Japón.

En cambio, menciona los buenos ejemplos por la flexibilidad que  ofrecen a quienes ya han cubierto el periodo de cotización para  que sigan trabajando, son los de Chile, Estonia, Italia, México,  Noruega, Portugal, Eslovaquia, República Checa y Suecia.

La edad de jubilación, que es ahora de 64,3 años con una  cotización plena, pasará a ser para una persona que empezó a  trabajar con 20 años en 2016, de 65,8 años para los hombres y de  65,5 para las mujeres.

Las diferencias serán notables entre los países miembros, ya  que mientras en varios se quedarán por debajo de los 65 años -60  en Eslovenia y Luxemburgo, 61 en Turquía, 62 en Grecia y 64 en  Francia- en tres se superará la barrera simbólica de los 70 años.

Serán Italia (71), Holanda (71) y Dinamarca (74), porque en las  últimas reformas esos tres países han establecido mecanismos de  ajuste automático entre la edad de jubilación y el alza de la  esperanza de vida, para intentar garantizar el equilibrio  financiero del sistema limitando la cuantía de la pensión.
 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias