Reabren la disputa por la exportación de petróleo y gas

Malestar en empresas por la aplicación de retenciones. Se suman nuevos reclamos a la Secretaría de Energía

Vaca Muerta, la apuesta

Compartir

Las retenciones al petróleo reabren la discusión sobre la exportación de hidrocarburos y complican los planes del Gobierno, quien le había pedido a las petroleras que resignen parte de sus ganancias para morigerar las subas de tarifas y combustibles, con la promesa de que ganarían a largo plazo aumentando los envío al exterior. Esta semana las petroleras comenzarán una ronda de negociaciones para que el cobro de derechos de exportación sea compensado con menos trabas para exportar mas petroleo y gas no convecional de Vaca Muerta. La exportación de hidrocarburos es clave para equilibrar las cuentas publicas y se estima que en 2023 generará u$s15.000 millones en exportaciones. La contracara para los empresas es que este año pagarán u$s150 millones por retenciones. 

En este escenario, es que la devaluación primero y luego las retenciones volvieron a complicar los planes del Gobierno para el mercado de hidrocarburos y entre los petroleros ya son pocos los que quieren escuchar promesas de compensaciones a mediano y largo plazo.

En los hechos, en muchas petroleras consideran las retenciones una poda mas a sus ganancias y contrasentido de lo prometido por el Gobierno, ya que el fin de las petroleras es también aumentar mas de los 2 millones de barriles de crudo por mes que se envían al exterior, que con un barril en torno a los 70 dólares, representa unos u$s 1680 millones para las petroleras.

Pero la pelea de las productoras también se da hacia dentro del mercado, ya que desde mayo las empresas Sinopec, Vista Oil&Gas y Chevron solicitaron a Energía permiso para vender su producción de crudo al exterior debido al bajo precio que les quieren pagar en el mercado interno las refinadoras.

En rigor, la disputa en el mercado de combustibles se renovó después de la apertura, desregulación y dolarización del sector impulsada por el ex ministro de Energía Juan Jose Aranguren, la cual impulso una escalada de los precios de la energía y los combustibles, que sumada a una devaluación de mas del 100% en 2018, hizo que las empresas tuvieron que "pisar" sus precios y retrasar sus ganancias para no causar un colapso del sector. Una fuente del mercado afirmó a BAE Negocios que esta situación, que afecta a todas las compañías, forzaría en los próximos meses a un pedido "mínimo de cinco aumentos a marzo de 2019, con el supuesto de que el crudo Brent. se mantenga en estos niveles y no haya una brusca devaluación".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias