Temas para ver

Seguí a BAE Negocios

La economía terminó el tercer trimestre 0,3% por debajo de diciembre y se ralentiza la recuperación

En el Gobierno son optimistas respecto a la continuidad de la recuperación. Los economistas advierten por algunos frenos asociados a la escacez de reservas en el BCRA y la aceleración inflacionaria. 

La actividad económica finalizó el primer trimestre 0,3% por debajo de los niveles de diciembre último, según informó ayer el Indec. Para lo que resta del año, los analistas consideran que habrá una desaceleración considerable en la recuperación, explicada fundamentalmente por la falta de dólares y los altos niveles de inflación. En el Gobierno no ignoran estos limitantes pero consideran que, a pesar de cierta “normalización” respecto de 2021, la reactivación continuará.

En detalle, el Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae) de marzo que publicó el organismo estadístico arrojó una baja mensual desestacionalizada del 0,7%, consolidando la dinámica “serrucho” luego del crecimiento del 1,2% en febrero y la baja del 0,7% en enero. No obstante, la economía superó por noveno mes consecutivo el nivel prepandemia de febrero de 2020 (5,1%).

En términos interanuales, la actividad mostró una suba interanual del 4,8% y acumuló así 13 meses consecutivos en alza. Desde el Ministerio de Economía destacaron que el primer trimestre del año cerró con un crecimiento desestacionalizado del 1% y del 6,1% interanual. Así, el Emae se ubicó a “sólo” 3,3% del máximo de noviembre de 2017 y 0,3% por debajo de los niveles de diciembre de 2021, año en el que el PBI se recuperó 10,3%.

Durante el tercer mes crecieron respecto al mismo período del año pasado todos los sectores que integran el indicador a excepción del agropecuario, que cayó 5,5% debido a menores cantidades por la sequía. El crecimiento fue liderado por hoteles y restaurantes con una suba del 33% y con bastante terreno por recuperar aún. 

Comparado contra marzo de 2019, crecieron 9 de 15 sectores, con caídas en agro, pesca, hoteles y restaurantes, transporte y comunicaciones, salud y otras actividades de servicios. Mientras tanto, comparado contra el mismo mes de 2018, hay 6 sectores que están por encima”, afirmó el Palacio de Hacienda.

En cuanto a lo que resta del año, los economistas anticipan una merma en la recuperación con la posibilidad de que la economía finalice con un crecimiento en torno al arrastre estadístico del 3% que dejó el cierre de 2021. Los altos niveles de inflación que impactarán en el consumo, la falta de reservas en el BCRA para financiar importaciones son la principal combinación que atenta contra la actividad.

“Hay algunos factores que dinamizaron la recuperación a finales del año pasado que ahora se están revirtiendo, como la mejora en los ingresos ante la aceleración inflacionaria. El efecto cobertura de las familias sostendrá el consumo en el corto plazo, pero en el mediano habrá un efecto negativo”, explicó a BAE Negocios Santiago Manoukian, de Ecolatina

El economista también apuntó a que el “menor sesgo expansivo del Estado” a partir del acuerdo con el FMI, sumado a la suba de tarifas en los próximos meses, el incremento en las tasas de interés y la necesidad de acumular reservas en el BCRA también tendrán cierto impacto en el devenir de la economía.

Por su parte, el director de VDC Consultora, Pablo Besmedrisnik, dijo a BAE Negocios que “no vamos a tener un buen segundo semestre en términos de actividad”. Al respecto, sostuvo que la falta de divisas pone un tope al crecimiento que ya se está sintiendo en los “principales predictores de actividad como la producción de acero y de cemento”, entre otros. Ese diagnóstico va en línea con lo que consignó la UIA en su último informe mensual.

En tanto, LCG anticipó que su índice de Difusión exhibió una merma en la expansión, "con una caída significativa del consumo". En ese sentido, estimaron que la inversión difícilmente pueda compensar la ralentización del consumo privado, debido a las restricciones mencionadas y la "incertidumbre política".