China recorta el pago a sus estrellas de cine y televisión para impedir la evasión impositiva

Un escándalo mediático obliga a decisiones duras para la producción audiovisual. Varios actores tenían un contrato “oficial” y otro “secreto” por mucho más dinero. No se sabe en qué medida la disposición afectará a coproducciones con Estados Unidos

Recortar presupuestos en actores puede poner en riesgo coproducciones como Misión:Imposible

Compartir

Se sabe que el de China es el mercado cinematográfico de mayor crecimiento en los últimos veinte años, a veces con tasas de hasta un 10% interanual. Lo ha hecho creando su propio star-system y un esquema de producción similar al de Hollywood. De hecho, los "tanques" chinos suelen ganarle en ese mercado de 1.379 millones de personas a los estadounidenses, dado que la posibilidad de estrenos de películas no nacionales es escasa -menos de cincuenta títulos al año. Pero en los últimos meses el sistema completo se ha visto sacudido por un esquema de corrupción que tiene como núcleo a las estrellas, lo que ha llevado a un pacto -generado por el Estado y a estas horas suscripto ya por los productores más grandes- para limitar los pagos a los actores.

El escándalo surgió hace unos meses, cuando se descubrió que los actores de cine y de TV chinos solían tener dos "contratos": uno "oficial" que era el que presentaban a las autoridades del país para el pago de impuestos, y otro -por mucho más dinero- el que efectivamente cobraban. El problema, además, consiste en que el precio de los actores es una de las variables que más inrementa el costo de la producción en un país donde la apertura al capitalismo está signada por el peso del Estado, que interviene de modo muy fuerte en las empresas. El pacto firmado pone topes a los contratos de los intérpretes. Por ejemplo, para una serie de TV, no se puede pagar más de u$ 145.000 por episodio o un total de algo más de u$ 7 millones por la temporada completa, sin importar la cantidad de episodios. En toda la producción audiovisual -es decir, cine y TV-, el porcentaje de la producción dedicado a la actuación no puede superar a partir de ahora el 40% del presupuesto total, y un actor solo no puede, de ese monto, llevarse más del 70%. Así, incluso un "vehículo" para una estrella tiene límites importantes. Lateralmente, sería necesario ver cómo esta medida afecta las coproducciones, especialmente con los Estados Unidos. En teoría, tal esquema sería inaplicable en filmes como Misión: Imposible-Repercusión, por ejemplo, que fue producido en parte por el gigante chino Alibaba.

La medida es importante por tres razones, como explica Hollywood Reporter: está dentro de la política china de reforzar el control impositivo; permite monitorear de manera más precisa la salida de dinero fuera del país; e impedir una escalada consumista que socave los fundamentos ideológicos del PC en el poder. La contracara: políticas de este tipo pueden ralentizar el crecimiento de un negocio que solo en el primer semestre de 2018 vendió un 16% más de entradas que en todo 2017.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias