Comienza el Festival de Toronto, punto de encuentro del cine de arte con el mainstream

Además de la extensa La Flor, la presencia argentina es nutrida y notable

The death and life of John F. Donovan, el film de Xavier Dolan en premiere mundial de Toronto

Compartir

Esta es la semana de septiembre donde quienes desarrollan su actividad en el mundo del cine dividen su presencia a uno y otro lado del Atlántic: como de costumbre, el Festival de cine más antiguo (el de Venecia) termina mientras enciende los motores otra edición del de Toronto. Nacido en 1976 como un "festival de festivales", su perfil, que tendía a recoger todo lo que ya había sido presentado en el año (Rotterdam, Berlín, Cannes, Locarno y hasta la propia Venecia), fue mutando, creciendo el costado más mainstream (Toronto opera, en los hechos, como la campana de largada de la temporada de premios, anticipando o probando frente al público lo que culminará siendo el elenco de los Oscar) hasta sumar recientemente una sección competitiva. Esta última (Platform) este año contará con un jurado integrado por los realizadores Mira Nair, Lee Chang-dong y Béla Tarr.

Si bien ha conocido números mayores (desde hace un par de años la tendencia generalizada pareciera ser la de acotar el número de películas seleccionadas en los festivales), las 342 películas (254 largometrajes y 88 cortos) siguen llamando la atención no sólo por su cantidad, sino por la variedad y diversidad de propuestas. De hecho, se presentarán producciones de 84 países del mundo y en un dato que diverge claramente de lo que está sucediendo en Venecia, 35% de las películas seleccionadas han sido realizadas por mujeres y en 136 de los 342 casos, la protagonista es una mujer. Si para Alberto Barbera (director artístico de la Biennale) "hombres y mujeres pueden hacer buenas y malas películas por igual", el TIFF (siglas con las que se identifica Toronto) decide sumarse a la ola de afirmación de la igualdad de género que recorre el planeta. Una fuerte señal política que se apoya en hechos y números más que en discursos de ocasión.

De los 30.005 minutos de películas que podrán verse en Toronto, sin dudas la mayor proporción corresponderá a la monumental película argentina La flor, de Mariano Llinás (14 horas de metraje), gran ganadora del último BAFICI (y posiblemente la película que más conmoción causó en el siempre muy exigente Festival de Locarno). Más allá de la nutrida presencia argentina, durante el TIFF tendrá lugar la premier mundial del último opus del enfant terrible local (y niño mimado de Cannes) Xavier Dolan The death and life of John F. Donovan. Pero esa es sólo una de las 138 premieres planetarias. Un panorama amplio del estado actual del cine dentro y fuera del mainstream.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias