Francella, Brandoni y la amabilidad de una comedia sobre el arte y la amistad

Crítica Mi obra maestra

Compartir

Un artista plástico en decadencia y su marchand, más un vivillo con modales de entendido que un amante de la plástica (o quizás sí, pero qué importa) forman la -probablemente- mejor comedia de pareja despareja que dio en los últimos (mil) años el cine argentino. El filme -primero en solitario de Gastón Duprat, con Mariano Cohn en el rol de productor- habla de una no demasiado elaborada estafa para que el primero pueda salir de la mala y el segundo, bueno, hacer la suya. Pero eso importa menos, muchísimo menos, que la hermosa dinámica entre dos comediantes que se ponen delante de la cámara para mostrar que conocen hasta el más pequeño de los yeites del oficio. La película es, también y lateralmente, sobre el sentido del arte y sobre el espacio (Duprat tiene una obsesión con la arquitectura que es interesante, única en este medio) y cómo refleja emociones. Amabilidad extrema.

 
Título original: idem, Argentina, 2018. Duración: 100’. Dirección: Gastón Duprat. Intérpretes: Luis Brandoni, Guillermo Francella, Raúl Arévalo, Andrea Frigerio. Calificación: Apta para mayores de 13 años.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias