La crítica de cine toma medidas para favorecer la diversidad

Se busca más representación de mujeres y minorías étnicas

Rotten Tomatoes, el sitio canónico de críticas, en busca de diversidad

Compartir

Suele decirse que la crítica de cine es específicamente masculina, y aunque existen -en todo el mundo- mujeres que ejercen esa profesión con excelencia, aparecen poco representadas en las publicaciones mainstream. Uno de los sitios más importantes dedicados a la evaluación audiovisual, Rotten Tomatoes, cambia sus criterios para permitir que tanto las mujeres como minorías étnicas poco representadas en los medios (y no solo de los Estados Unidos) tengan difusión. Rotten Tomatoes es un "agregador" de críticas: reproduce los textos publicados -por norma- en los medios escritos masivos de los Estados Unidos y, a partir de las calificaciones realizadas en esas críticas, establece un promedio y coloca a las películas en uno de dos conjuntos: "Rotten" ("podrido") cuando el promedio está por debajo del 50%, o "Fresh" ("fresco") si está por encima de la media. También hay comentarios de usuarios, pero lo que marca el promedio es lo que se registra en la prensa escrita.

Hasta ahora, se trataba de lo publicado en medios identificables, y el porcentaje de críticas realizadas por varones blancos era abrumadora. Los críticos blancos escribieron el 82% de las críticas presentadas en el sitio de los 100 filmes más taquilleros de los últimos años. Sobre esas mismas obras, 18% está escrito por minorías étnicas y el 20% del total, por mujeres. Es especialmente importante porque un "Rotten" para una película, dada la consulta masiva semana a semana, puede derivar en un desastre comercial. Lo mismo sucede con otro sitio similar, Metacritic.

Hay otro problema: gran parte de la crítica cinematográfica a la que acceden las nuevas generaciones no aparece en los medios escritos tradicionales sino en blogs, podcasts y otros formatos digitales. Lo que implica que una parte muy importante -que a veces termina modificando la apreciación promedio de una película- tampoco está bien representada en este sitio, que además se ha vuelto canónico y de consulta permanente. Para evitar eso y conseguir algo más de diversidad, Rotten Tomatoes aprobó unos 200 críticos nuevos (la mayoría, mujeres) que desarrollan su trabajo en plataformas digitales diferentes de las tradicionales. Es un primer paso.

Otros pasos los están dando algunos festivales internacionales. Toronto y Sundance, por ejemplo. El primero suele ser la plataforma de lanzamiento de las películas que Hollywood presenta en su temporada de premios; Sundance, a principios de año, el coto de caza donde los SVOD y los estudios van en busca de filmes independientes (pero de alto rendimiento). Ambas muestras ofrecerán el 20% de sus pases de prensa libres a minorías poco representadas, de manera de que puedan integrarse al mainstream de la crítica y el periodismo cinematográfico. Pero dados los costos de realizar ese trabajo -especialmente para los freelancers, la mayoría de las mujeres y críticos de minorías- son altos, por lo que Rotten Tomatoes financia con u$ 100.000 ese programa. La integración de otras voces también traerá nuevas perspectivas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias