Las películas argentinas siguen liderando las preferencias

Dos realizaciones nacionales ganaron el fin de semana

Denzel Washington en El Justiciero 2: el mejor estreno del jueves

Compartir

Finalmente ocurrió: 1-2 para películas argentinas en la taquilla, ambas por encima de los 100.000 espectadores durante el fin de semana. Sigue liderando la tabla de recaudaciones El Ángel, el drama basado en la vida de Carlos Robledo Puch y dirigido por Luis Ortega, y quedó en segundo lugar (avanzando un puesto y venciendo al "tanquecito" de aventuras estadounidense Megalodón) la comedia Mi obra maestra, protagonizada por Luis Brandoni y Guillermo Francella. En general, el cine argentino sigue funcionando bien, dado que en el top ten figuran otros dos filmes de origen nacional, la comedia romántica El amor menos pensado y Re Loca, protagonizado por Natalia Oreiro, que atravesó con buen público las vacaciones de invierno y aún suma con poca pérdida intersemanal. Por otro lado, El Ángel es la primera película nacional que quebrará -esta semana, sin dudas- la barrera del millón de espectadores en lo que va de 2018, y cabe la posibilidad de que también lo haga Mi obra... Eso sí, es muy difícil que este año haya un lanzamiento vernáculo que arañe los dos millones, como sucedió en 2016 con Me casé con un boludo. Veremos, pero es casi imposible.

De todos modos, la estrategia de estrenar semanalmente una película importante de origen nacional después de las vacaciones de invierno resultó buena. Se estructura detrás de la idea de que un filme que genera satisfacción "arrastra" al público a ver otro similar. En este caso, El amor..., El Ángel y Mi obra... tuvieron muy buen recibimiento y un más que aceptable boca a boca, lo que potenció al conjunto. En total, las tres películas tuvieron, en un período tradicionalmente bajo, dos millones de espectadores. A estas tres películas se le suma el próximo jueves la última producción de Pablo Trapero (Mundo Grúa, El Clan), La quietud, que debería de tener también buen público.

Hay otras curiosidades en la lista. Por ejemplo, que el estreno mejor ubicado, El justiciero 2, a pesar de que la primera película de Denzel Washington interpretando al personaje logró el primer puesto en 2015, quedó demasiado abajo, en el cuarto puesto, por debajo de Megalodón, que lleva dos semanas en cartel. Es extraño, porque debería de haber, al menos, ocupado el tercer puesto. Quizás la respuesta sea que la calificación para mayores de 16 con reservas (bastante severa), lo que naturalmente lleva a tener menos funciones en los horarios con más público, hayan herido su recaudación.

Otra rareza: mientras que las películas de terror funcionan en general muy bien en el fin de semana de estreno, el título de este jueves Latidos en la oscuridad, quedó también demasiado bajo y con un promedio pobre (le ganó Re Loca, por ejemplo). Una de las razones es que es más suspenso que terror (aunque suele funcionar ese género, también); otra, la falta de estrellas; otra, la crítica, que fue de mala a mediana pero sin entusiasmos. Funcionó mejor una película de animación para chicos de origen poco tradicional (la alemana Cenicienta y el Príncipe oculto), porque el cine sigue siendo una excelente alternativa para salir con niños, aunque la campaña de prensa fuere modesta. Los números, alrededor del medio millón de entradas en total, son normales para fines de agosto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias