Finalmente el PT inscribió a Lula como candidato a la presidencia de Brasil

Ahora el Tribunal Supremo Electoral debe tratar su habilitación. Desde hoy “habrá millones de Lulas recorriendo el país”, aseguró Gleisi Hoffmann, titular del Partido de los Trabajadores

Miles de personas llegaron a la sede del Supremo Tribunal

Compartir

El Partido de los Trabajadores (PT) inscribió ayer la candidatura de Luiz Inácio Lula da Silva para las elecciones presidenciales de Brasil, aunque deberá esperar por la justicia, que puede vetarla por su condición de condenado en dos instancias y preso por un presunto hecho de corrupción.

En el trámite realizado ayer en el Tribunal Superior Electoral, el PT también registró como compañero de fórmula de Lula al ex ministro de Educación, Fernando Haddad, quien sería el candidato a presidente si, por su situación legal, el ex mandatario no fuera habilitado para participar en las elecciones que se realizarán el próximo 7 de octubre.

En los alrededores de la corte se movilizaron miles de personas que exigieron junto con la libertad de Lula, preso desde el pasado 7 de abril por orden del juez Sergio Moro, que su candidatura sea aceptada, pese a que la ley de "Ficha Limpia" (impulsada por el propio Lula durante su mandato como presidente) impide postular para cualquier cargo electivo a una persona con sentencia confirmada en segunda instancia, como es su caso.

"Llegamos hasta aquí a pesar del golpe", dijo en una rueda de prensa antes del registro la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, en alusión a la destitución en 2016 de la entonces mandataria Dilma Rousseff, un proceso sobre el cual insistió en que fue el "primer paso para intentar evitar" que Lula pueda volver al poder.

La candidatura de Lula fue inscrita por la coalición "El pueblo feliz de nuevo", que encabeza el PT y también integran los partidos Comunista do Brasil (PCdoB), Causa Operaria (PCO) y Republicano del Orden Social (PROS).

Haddad, ya oficializado en la fórmula, dijo que el PT insistirá en que Lula participe en los debates entre candidatos previstos hasta las elecciones o que al menos sea invitado un representante, lo cual la Justicia ha negado por su condición de presidiario. De hecho, la semana pasada se realizó un primer debate entre precandidatos, sin la presencia de Lula ni de algún representante suyo.

Aún así, Haddad sostuvo que "Lula tiene los mismos derechos de todo candidato" y "no renunciará a ellos", por lo que el partido hará una nueva "ofensiva" ante los tribunales.

El ex mandatario continúa preso en una celda adaptada para él en la sede de la Policía Federal de Curitiba, unos 1.500 kilómetros al sur de Brasilia, donde ayer se registró su candidatura.

Según Hoffmann, a partir de hoy, cuando los aspirantes a la Presidencia pueden comenzar sus campañas en las calles e internet, "habrá millones de Lulas recorriendo el país".

De acuerdo con las últimas encuestas, si pudiera ser candidato Lula tendría un 30 % de intención de voto y vencería a cualquiera de sus posibles adversarios en segunda vuelta.

No obstante, cuando su nombre no se toma en cuenta, lidera los sondeos el ultraderechista Jair Bolsonaro (17 %), seguido por la ecologista Marina Silva (13 %), el laborista Ciro Gomes (8 %) y el socialdemócrata Geraldo Alckmin (6 %), en un escenario con cerca de un 50 % de electores indecisos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias