Gremios brasileños llaman a otro paro general contra el plan de reformas de Temer

Hubo protestas en San Pablo y otras ciudades tras entrar en vigencia la flexibilización laboral

Compartir

Miles de personas se manifestaron en Sao Paulo, en el marco de una movilización nacional convocada por los sindicatos contra las reformas promercado impulsadas por el gobierno del presidente brasileño Michel Temer, que podrían generar un nuevo paro general nacional en las próximas semanas. La protesta apuntó en particular a la flexibilización del régimen laboral, que entró en vigencia el sábado, y al proyecto de endurecimiento de las condiciones de acceso a la jubilación.

También hubo consignas contra el plan de privatizar Eletrobras, la mayor compañía de electricidad de América Latina. Las principales centrales sindicales del país CUT (Central Única de los trabajadores) y Força Sindical figuraron en la lista de convocantes. En sus discursos, los dirigentes anticiparon su intención de llamar a una huelga general y a una marcha masiva en Brasilia. Los sindicatos realizaron una huelga general el pasado 29 de abril y organizaron varias jornadas de protesta, con impacto generalmente limitado, para denunciar el “retroceso” social de los ajustes.

La protesta apuntó a la flexibilización laboral y a los cambios en el sistema jubilatorio

“Tenemos que protestar para impedir la destrucción del país, la pérdida de conquistas sociales y las amenazas contra la democracia”, afirmó Telma de Barros, una profesora de 57 años, que acudió a la concentración en la céntrica plaza de la Sé, en la capital económica y financiera de Brasil. La reforma laboral otorga primacía a los acuerdos colectivos en las empresas sobre las disposiciones legales en varios aspectos de la organización del trabajo; crea asimismo la figura del trabajador autónomo exclusivo pero sin vínculo permanente con la empresa y carga los costes judiciales a los trabajadores que pierden procesos laborales, entre otras medidas. Suprime además la cotización sindical obligatoria.

Para los sindicatos, se trata de un “ataque a los derechos de la clase trabajadora” liso y llano

Esas medidas forman parte, para el gobierno, de los ajustes destinados a recuperar la confianza de los inversores, en un país que sale a duras penas de dos años de recesión. Para los sindicatos, se trata pura y simplemente de un “ataque a los derechos de la clase trabajadora”. Otro de los puntos cuestionado fue el proyecto de reforma del sistema de jubilaciones, que pretende elevar la edad mínima y los periodos de cotización necesarios para obtener el beneficio integral de las pensiones. “No hay ningún problema con el actual sistema, pero el gobierno está inventando motivos para modificarlo y perjudicar a los trabajadores. El pueblo siempre es el que paga”, dijo Júlio Telmo, de 45 años. Además hubo protestas en Rio de Janeiro y otros estados.

Este año hubo varias marchas contra las reformas promercado del presidente brasileño

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias