Los gobiernos de la región empiezan a fijar barreras al libre ingreso de venezolanos

La avalancha humana pone en aprietos a los países vecinos

En Brasil se produjeron ataques a refugiados venezolanos

Compartir

Los emigrantes venezolanos se enfrentan a cada vez más dificultades en la región.

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios estima que, al mes de junio, la cifra de exiliados de Venezuela rondaba los 2,3 millones de personas.

Ante la avalancha migratoria, varios gobiernos decidieron tomar medidas al respecto.

En parte, por razones de seguridad pública, pero también en busca de aliviar la presión que la llegada masiva de personas genera sobre los servicios públicos de los países receptores.

Desde el sábado pasado, el gobierno de Ecuador comenzó a exigir un pasaporte "válido y vigente" para aquellos venezolanos que quieran ingresar en ese país. "Se han identificado casos de trata y tráfico de migrantes venezolanos", dijo en un comunicado la cancillería ecuatoriana para justificar esa medida. Las autoridades de Perú anunciaron que a partir del próximo 25 de agosto también exigirán un pasaporte válido a los venezolanos.

En abril pasado, el gobierno de Chile anunció la creación de la "visa de responsabilidad democrática" destinada a aquellos venezolanos que quisieran trabajar y permanecer de forma temporal en el país.

En Brasil, a principios de este mes un juez ordenó suspender temporalmente la entrada de venezolanos a través del estado fronterizo de Roraima.

La gobernadora de Roraima, Suely Campos, había solicitado ante las autoridades judiciales el cierre temporal de la frontera hasta tanto el Gobierno Federal no se hiciera cargo de la acogida humanitaria de unos 50.000 venezolanos que ya se encontraban en ese estado brasileño, uno de los más pobres de Brasil.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias