La instalación de equipos de GNC en autos es récord y ya comienzan a faltar insumos

Los precios de los componentes importados aumentaron 55% en el año

Los nuevos equipos permiten amortizar la inversión inicial en doce meses

Compartir

El aumento constante del precio de la nafta y el gas oil volvió a disparar la demanda de instalación de equipos de GNC en vehículos particulares.

Al mayor costo del combustible, se suma la devaluación del peso, que precipitó a los conductores a convertir sus autos a gas antes de que suba el precio de los equipos.

Marcelo Zanoni, titular de la Cámara de GNC Interior, aseguró que la diferencia entre el valor de las naftas y el GNC superó su máximo histórico, lo que multiplicó exponencialmente las consultas para hacer las conversiones.

Además, Zanoni advirtió que en algunos talleres hay faltante de insumos para realizar el cambio. "Los componentes de acero del tubo y las piezas electrónicas que tienen los equipos son importados. Esos insumos aumentaron 55% en lo que va del año", dijo a ElDoce.tv.

Desde el sector, pronostican que la demora en la entrega de materiales va a continuar hasta que se defina qué va a pasar con el dólar.

Balance

En agosto, se registraron 15.783 vehículos nuevos con equipos GNC, según los datos del Ente Regulador del Gas (Enargas). La cifra marca un incremento del 84% en comparación al mismo mes del año pasado. Si se compara con julio de este año -12.622 unidades- el incremento fue del 25 por ciento.

Según la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha), la cantidad de conversiones a GNC cayó fuerte en 2016, pero comenzó a repuntar en el segundo semestre de 2017 y se acentuó este año.

La instalación de un tubo va desde los $17.000 (tercera generación) hasta los $34.000 (quinta generación). Un buen equipo instalado puede tener una vida útil de hasta quince años. La mayoría de los negocios ofrecen dos precios: uno de contado y otro financiado con un recargo.

Además de la inversión inicial, hay que contemplar otros gastos que se deben afrontar con el tubo amarillo ya colocado. Según un informe de La Voz del Interior, la prueba hidráulica, por ejemplo, la cual debe realizarse cada cinco años, cuesta entre $1.600 y $1.800. La renovación anual de la oblea cuesta hoy $600. A su vez, hay que contemplar el recambio de bujías (cada 20.000 kilómetros) y de cables, valor que dependiendo de la marca de los repuestos y del coche puede oscilar entre los $1.200 y $3.000.

Según especialistas del rubro, con un tubo de 10 metros cúbicos de gas se pueden recorrer 120 kilómetros, mientras que, el consumo promedio (ciudad y ruta) de un naftero es de 10 kilómetros por un litro.

En base el costo de la nafta premium ($39,88), el gasto anual para recorrer 15.000 kilómetros es de $58.465, mientras que para recorrer la misma distancia a un costo del metro cúbico de gas a $ 14, el gasto anual es de $21.000. Según esta diferencia (la mayoría de los sitios de venta de equipos dispone de una calculadora para poder comparar el gasto), el ahorro anual es de $37.465. En síntesis, la inversión inicial de la compra del equipo se amortiza dentro del año.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias