Analizan alternativas para avanzar con el recorte de las asignaciones familiares

Habían dado marcha atrás con la medida por un mes y ya se acerca el vencimiento del plazo. El tema podría incluso trabar las negociaciones con las provincias por el Presupuesto 2019

Gana terreno la idea de achicar el programa de asignaciones familiares porque “está en su máximo histórico”, afirman

Compartir

Hace un mes, el Gobierno había dado marcha atrás al recorte de las asignaciones familiares de los trabajadores de “zonas desfavorables” por las críticas de los gobernadores. El decreto 702/2018 establecía un plazo de “30 días corridos” pero recién empezaron a correr desde el día hábil siguiente, por lo que la medida dejará de tener efecto desde el “5 o 6 de septiembre”, aclararon fuentes oficiales.

Ahora la Casa Rosada está analizando alternativas sobre la discutir del tema que podría incluso trabar las negociaciones con las provincias por el Presupuesto 2019. Fuentes del Anses confirmaron a este diario que una de las opciones que manejan por estas horas es que la medida “se puede prorrogar un mes más”.

El Ejecutivo quiere contener a las provincias que fueron golpeadas por la normativa, pero sólo lo hizo frenándolo por un mes. La salida más rápida sería extenderlo por otros 30 días. Hay una posición más dura con la decisión de suspender el esquema de pago de las asignaciones que recibían un diferencial por zona geográfica. El recorte está siendo analizado, reconocen, pero al mismo tiempo gana terreno la idea de achicar el programa de asignaciones familiares porque “está en su máximo histórico”. Según los números oficiales la suma actual es superior a la que había antes. Los niños cubiertos por el sistema universal de asignaciones familiares suman 4 millones, mientras que los que cobran el plus por patagónicos poco más de 200.000.

Las mismas fuentes señalaron que se está analizando si “es justo pagar un adicional a trabajadores en blanco” en las zonas que “no tienen que ver con las zonas más pobres del país”.  

El ajuste dispuso en el decreto que lleva las firmas de la vicepresidenta Gabriela Michetti; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, no sólo trajo el rechazo de los opositores sino también de los mismos referentes de Cambiemos de las regiones afectadas que se enteraron de la medida con la publicación en el  Boletín Oficial. Tras una reunión de referentes propios con Peña y el Ministerio del Interior, Rogelio Frigerio, se resolvió suspender el decreto que bajaba el techo de los salarios del grupo familiar que cobraba las asignaciones familiares. Hasta los gobernadores opositores más cercanos a la Rosada, como el salteño Juan Manuel Urtubey, había dicho que no aceptaría una medida que “castigue” a su provincia.

El decreto equiparaba el valor de las asignaciones de todo el país, por lo que las provincias de Chubut, Tierra del Fuego, Santa Cruz, Catamarca, Jujuy y Salta iban a pasar a cobrar la mitad del monto actual: de 3.155 pesos a 1.578 pesos.

Hoy seguirán las reuniones en el Gobierno para analizar los pasos a seguir. El titular del Anses, Emilio Basavilbaso, está al frente de la evaluación e impacto de la continuidad de la medida.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias